Inicio

Perros, Nochevieja y petardos

Deja un comentario

Estamos en puertas de la fiesta de fin de año y, al igual que para muchas personas es motivo de fiesta y celebración, para muchos propietarios y, sobre todo, para sus perros, estos días se convierten en una auténtica pesadilla.

 

Estoy hablando de perros aterrorizados por los petardos, en auténtico estado de pánico, con los ojos desorbitados y tirando de la correa desesperados de vuelta a casa. Desgraciadamente, muchos perros desarrollan un miedo irracional a los ruidos. Puede ser a una sola clase de ruido como los truenos, petardos….; A varios ruidos o a todos los ruidos fuertes en general. No hay un origen definido para este problema, que se suele relacionar con una deficiente socialización temprana o malas experiencias pasadas.

 

Generalmente el perro que siente un miedo irracional ante los petardos, suele reaccionar de dos formas diferentes en función de la situación en la que se encuentre:

  • Intenta esconderse para evitar el problema
  • Sale huyendo para escapar de la situación que lo aterroriza.

El perro que sale huyendo es el que más peligro corre puesto que el estado de pánico, provoca que no oiga nada, no vea nada y tenga más riesgo de ser atropellado o de perderse y no saber volver a casa.

 

Teniendo en cuenta las fechas en las que estamos, podemos ayudar a nuestro perro preparando una zona segura desde hoy mismo.

 

En la mayoría de los casos, el propio perro elige un refugio seguro para pasar el “mal rato” de los petardos. En el caso del perro de mis padres, él solito se va al cuarto del baño del fondo de la casa, donde todos los ruidos se amortiguan y se queda allí tranquilo hasta que todo vuelve a la normalidad.

 

En casos extremos, el veterinario puede aconsejarnos sobre el uso de difusores o collares de feromonas que ayudan a calmarse a nuestro perro.

 

¿Cómo reaccionar cuando nuestro perro se asusta por un petardo?

  • Lo primero que debemos recordar es que NUNCA debemos intentar calmar a nuestro perro acariciándolo o hablándole ya que a la larga, lo que conseguimos es que esta conducta se agrave, reforzando inadvertidamente los signos de ansiedad con caricias y abrazos. Debemos mostramos tranquilos y relajados para demostrarle que no pasa nada. Podemos reforzarle acariciándolo cuando deje de mostrar miedo y se haya tranquilizado, premiándole por ser valiente y comportarse normalmente.
  • Si el perro, al asustarse, se esconde en otra habitación o debajo de una silla, sofá, etc. nunca hay que forzarle a salir de su refugio. Ese refugio hace que se sienta más tranquilo y lo ayuda a controlar su miedo. Si intentamos sacarlo, el perro se sentirá amenazado ya que lo estamos despojando de su única protección, su miedo se convertirá en pánico y se agravará la situación. Si mantenemos la calma, no debe extrañarnos que al cabo de un rato, nuestro perro salga de su refugio una vez superada la situación, cuando se sienta seguro.

Si tu perro tiene miedo a algún ruido en particular, debes ser consciente que si no haces nada para solucionarlo, no se le va a pasar con el tiempo. Al contrario de lo que pensamos, el problema se puede agravar. Las fobias no tratadas se hacen más severas cuando se produce una exposición repetida y sin control al estímulo que las causa.

 

Ahora toca prevenir pero, una vez pasadas las fiestas, es recomendable ponernos manos a la obra con la ayuda de un profesional para ayudar a nuestro perro a superar sus propios miedos y afrontarlos de otra forma más tranquila.

 

El protagonista de hoy es Pirata que sigue buscando un hogar. Es un cachorrote sociable y afable que se lleva estupendamente con otros perros y con niños. Es un perro enérgico que disfruta con los paseos y la actividad física por lo que es ideal para gente activa. En la foto está con Carmen, su jovencísima madrina con la que se lleva estupendamente.

 

Para informarte: lauraochoagrande@gmail.com

 Imagen

Bebés, niños y gatos

Deja un comentario

Últimamente me ha tocado asesorar a futuros nuevos padres sobre cómo preparar a los gatos de la familia ante la llegada del nuevo bebé. El nacimiento de un pequeño es una noticia maravillosa y no es de extrañar que, los nuevos padres, quieran sentirse preparados ante todo lo que se avecina. En estos casos, lo mejor es no agobiarse, dejarnos guiar por el sentido común y actuar con amor hacia nuestro compañero peludo para que comparta la experiencia con nosotros. Y es que no me cansaré de decirlo nunca. La mejor forma de solucionar cualquier posible conflicto, es prevenirlo, prepararnos para la nueva situación y anticiparnos a que suceda.

Los gatos son animales extremadamente sensibles a los cambios de todo tipo. Tu minino sabe que algo pasa, incluso antes de que seáis conscientes de que esperáis un bebé. Los cambios hormonales son libros abiertos para ellos y, aunque no sepan exactamente qué sucede, saben que algo diferente se avecina. Cuanto más le dejemos participar en todo el proceso, más fácil será para todos, asumir los cambios que están a punto de producirse en la vida de la familia.

Seguramente, antes del embarazo y de la llegada del bebé, el gato cumplía las funciones de “niño” mimado de la casa. Es normal y aceptable. Seguramente, todo esto os suena a los que estáis esperando un bebé u os estrenáis como padres primerizos y, además compartís vuestra vida con uno o varios gatos. Está demostrado que los niños que crecen con animales, tienen mejores defensas y desarrollan un sentido de la responsabilidad, de la empatía y de las relaciones gracias a la relación y el vínculo que establecen con el animal.

Cuando llega un bebé a casa, además de preparar la casa para el recién nacido, tenemos que preparar a nuestro gato para este acontecimiento. Siguiendo unos sencillos pasos de sentido común y dejando que el animal participe de todo el proceso, nos aseguramos que la relación discurra de forma normal.

  • Hasta ahora, todas las atenciones, caricias y juegos eran solo para nuestro gato. A partir de la llegada del bebé, el tiempo ha de repartirse entre ambos.
  • Las primeras manifestaciones de nerviosismo gatuno se aprecian durante el embarazo, cuando la pareja muestra su preocupación, no por el animal sino por el bebé que va a nacer. El gato tiene capacidad para percibir los cambios hormonales que se producen en el cuerpo de la mujer embarazada. Dejar que participe y no apartarlo es una garantía de que acepte la llegada del bebé de buen grado.
  • Durante la espera hay que dejarle participar de los cambios que se van a producir en la casa. Ropa, muebles, utensilios. Es una forma de que lo vea como algo normal. Es totalmente aconsejable dejarle que, nuestro gato, se acostumbre a todos los nuevos olores que vienen. Basta con unos cuantos minutos al día mientras hacemos los preparativos. Una recomendación muy útil es permitir que el gato entre en contacto con los muebles y demás objetos nuevos que se adquieran para el cuarto del bebé. Algo muy común, cuando nuestro gato asume una actitud positiva ante los cambios, es que comience a restregarse por los muebles. De esta manera demuestra su agrado y marca el territorio como conocido.
  • Si tenemos previsto tener la habitación del recién nacido cerrada, mejor empezar a cerrarla antes de que nazca el bebé para que nuestro gato no relacione la prohibición con el nuevo miembro de la familia.

 

Los primeros días del bebé en casa son raros para nuestro gato. Mucha gente desconocida que visita al recién nacido. Demasiados olores nuevos, mucho ruido y movimiento. Lo mejor es proveer a nuestro gato de un lugar seguro donde refugiarse de estos momentos estresantes y dejar que sea él mismo el que decida cuando participar de la “fiesta”.

Ante la llegada del bebé, es indispensable ayudar en lo posible al minino a acostumbrarse a su olor. Deja que huela los muebles, la ropa que el bebé se quita. Una vez en casa, no aleje al bebé. No encierres al gato en una habitación por miedo a que reaccione negativamente con el recién nacido. Esto podría dar pie a una crisis de celos. Permite que el gato, se acerque al niño. Mientras lo observa con curiosidad, acarícialo para que se sienta querido. A veces, veremos que nuestro gato corre a esconderse apenas ve al niño. En esos casos hay que dejar que se refugie en su rincón. Quizás la criatura lo asusta o su llanto lo pone nervioso. Es cuestión de tiempo que se acostumbre.

Cuando el bebé llega a casa es recomendable seguir una serie de pasos para evitar miedos e inseguridades de nuestro gato hacia el pequeño bulto balbuceante que nos acompaña y que va a formar parte de nuestras vidas.

  • Lo primero es presentar a nuestro gato al niño nada más llegar (sin miedo ni nervios, con pausa y amor).
  • Le dejaremos acercarse al bebé bajo nuestra supervisión (quiere olerlo y saber quién es, aunque ya lo sabe). Y por supuesto, tiene todo el derecho.
  • Le permitiremos oler las manos, la ropa del bebé… Nuestro gato quiere verle y asegurarse de que no pasa nada. Puede llegar a bufar y parecer molesto, pero es muy improbable que pase algo. Es más la inseguridad inicial del primer momento que algo que nos deba preocupar.
  • En principio, sólo debería preocuparnos que se siente encima del bebé y, en ese caso, lo retiraremos con todo el cariño.

 

Los niños a medida que crecen son más peligrosos para nuestro gato que el gato para ellos. Son todo boca, manos y dedos, gritos y movimientos torpes que no controlan la fuerza ni lo que hacen. En esos momentos, nuestra responsabilidad es proteger a nuestro gato del bebé para evitar conflictos.

 

  • Cuando el niño va creciendo, le damos más libertad de acercarse al gato y viceversa (si siente curiosidad dejaremos que se le acerque).
  • Con el paso del tiempo, controlaremos que nuestro hijo vigile su interacción con el gato. A veces, sin querer le puede tirar de las orejas, la cola, los bigotes…y le puede hacer mucho daño (Cuando el gato bufa, sólo bufa, pero da otra sensación).
  • De forma natural, el gato se adaptará a la nueva vida si no le degradamos a un segundo plano (una nueva vida en casa mal presentada, puede deprimir a un gato o sacarle el mal carácter).

 

Crecer con animales es beneficioso para los niños y para los propios animales. Las relaciones que se establecen entre ambos, los lazos que se crean, son duraderos y fomentan un vínculo difícilmente comparable a ningún otro a lo largo de su vida.

Imagen

Felices Fiestas

Deja un comentario

Como en el año que ahora acaba, en 2013 seguiremos disfrutando de lo que más nos gusta. Nuestros perros y gatos. Esperamos tenerte a nuestro lado en todas las actividades que tenemos preparadas,

Felices fiestas!!!!!

Imagen

Carta a los Reyes Magos

Deja un comentario

Hoy os dejo una carta muy especial de una gran persona, que ha escrito a los Reyes Magos para pedir un milagro navideño para Logan, nuestro podenquito especial. Ojalá que se cumpla…

Queridos Reyes Magos:

Soy una persona mayor a la que afortunadamente le van bien las cosas, por eso este año no quiero pediros nada para mí, pero sí que quiero pedir algo.

Hay un ser indefenso, que ha sido maltratado, abandonado, vapuleado por la vida, y solo había conocido sinsabores en su corta existencia. Ahora ha tenido un poco más de suerte y ha sido rescatado de una muerte segura, por varias personas generosas.

¡Hola a todos!

Me llamo Logan y soy un perrito abandonado a la espera de una segunda oportunidad.

Estuve en una casa durante meses porque no ladro, soy bueno y espero pacientemente a salir a la calle para hacer mis cosas pero, si saber el porqué, acabe abandonado al borde de una carretera donde sobreviví dos meses gracias a las sobras que me dejaba la gente de la zona.

Me llevaron a la perrera de donde fui rescatado a los 8 días y ahora busco una casa, un hogar, donde me quieran y me traten bien. A cambio prometo dar un cariño infinito, ¿Me quieres?¿O conoces a alguien qué me quiera?

Bueno pues esto es lo que voy a pediros para este año, una casita, un hogar de verdad para Logan.

                                                                                                              Atentamente:

                                                                                                                                            Una persona mayor.

Imagen

Adornos navideños y animales de casa

Deja un comentario

Con las fiestas navideñas son muchos los hogares se engalanan para las celebraciones familiares que se avecinan. En algunas casas con animales, por ejemplo la mía, hace tiempo que renunciamos a los adornos navideños ya que, suponían un excelente parque de atracciones para los gatos, con el consiguiente destrozo de todo lo nuevo y, sobre todo peligro para ellos. Me rendí y ganaron ellos.

No obstante, si vives con peludos y eres de los que no renuncian al placer de vestir de fiesta tu hogar, hay una serie de precauciones a tener en cuenta en estas fechas:

  • Lo árboles navideños son una invitación a saltar, trepar o jugar con ellos. Elige aquellos con una buena base estable que evite este tipo de accidentes.
  • Evita las bolas de plástico o cristal ya que, si consiguen tirarlas, al romperse se convierten en peligrosos objetos cortantes. Escoge a cambio las de fieltro o cuerda, menos peligrosas.
  • Las cintas y espumillones brillantes de plástico, pueden producirles asfixia, obstrucciones estomacales e intestinales.
  • Las figuritas de los belenes han de estar alejadas del alcance de nuestros peludos pues hay algunas de tamaño lo suficientemente pequeño como para ser tragadas y que nos puedan dar disgustos.
  • Los cables y guirnaldas de luces pueden producir asfixia si se enreda con ellos.
  • Evita que juegue, roa o muerda las luces encendidas puesto que podría sufrir una descarga eléctrica y/o clavarse los cristales de las pequeñas bombillas.
  • Siempre que salgas de casa, deja al animal en un lugar seguro, alejado de los peligros y desenchufa las luces para evitar que las muerdan en tu ausencia y te den un disgusto.
  • Las típicas plantas navideñas como el muérdago, el acebo o la flor de Pascua (Poinsettia) son tóxicas para ellos. Colócalas en lugares donde no puedan acceder los animales.

Con unas mínimas precauciones todos, animales y humanos, disfrutaremos mucho más de las fiestas .

Aston es un precioso gato negro de menos de un año de edad en adopción. Su mami de acogida nos cuenta que es muy sociable y cariñoso. Si quieres darle un hogar, contacta con:

edurne3e@gmail.com

Imagen

A la hora de elegir…..

Deja un comentario

Ahora que llegan las fiestas navideñas, es fácil ver en muchos escaparates de tiendas de animales, preciosos cachorros de perros y gatos dispuestos como mercancía para cubrir el capricho consumista propio de estas fechas.

Me duele ver a los animales expuestos a las miradas de la gente, a los golpes en el cristal, a la falta de calor y a un destino incierto si nadie los compra. Soy de las que piensan que un amigo no se compra, se busca y se encuentra o simplemente él te encuentra a ti.

Porque salvando unos pocos profesionales de la cría que, ni en sueños, pondrían a sus cachorros detrás de un cristal, el negocio de la cría destapa situaciones dantescas como la que ayer veíamos en las noticias, donde los perros son obligados a criar hasta que dejan de servir y se desechan, donde los cachorros son destetados precozmente y se pasan la etapa más crítica de su vida, la socialización, encerrados tras un cristal sin ningún tipo de estímulo, favoreciendo la aparición de problemas de comportamiento en el futuro.

En un país donde la tasa de abandono animal supera los límites insospechados. Donde existe una red de protectoras que no da abasto para recoger animales y donde las perreras son la triste consecuencia de la mala conciencia humana que un día se encapricha y al día siguiente, busca cualquier excusa para dar salida al animal que, un día fue un gracioso cachorro pero que ahora por falta de tiempo, por haberse hecho grande, por soltar pelo, por ladrar, por destrozar, porque no está educado…. Ya no tiene cabida en el hogar.

Hoy os propongo cuatro encantos perrunos que buscan hogar. Telma tiene unos tres añitos y es una spaniel tranquila sociable y cariñosa.

Huggie es un cachorrote eterno. Con un añito es espigado y saltarín como un canguro pero te enamora con su carita y su expresión.

Euro, el spaniel y Dólar, mestizo de border collie, llegaron siendo apenas unos cachorros. Fueron rescatados de la perrera municipal y ahora se han convertido en unos adolescentes activos, enérgicos y sociables que los hacen ideales para gente apasionada por el monte, el deporte o las caminatas.

Todos ellos son animales jóvenes, sanos y están perfectamente socializados. Cada uno tiene un carácter diferente y, por ello, se hace necesario, conocerlos antes de incorporarlos a la familia. Algunos son más activos que otros y es bueno reflexionar sobre nuestro propio estilo de vida antes de tomar una decisión que implica a un ser vivo que, además confía plenamente en el ser humano.

Si quieres informarte sobre cualquiera de ellos, contacta con:

info@laburralola.es

Los cuatro están tutelados por la Asociación Protectora de Animales de La Rioja

679064646

www.aparioja.org

ImageImageImageImageImageImage

Gatos, comida y ejercicio

Deja un comentario

Los gatos en estado natural son capaces de realizar unas 20 pequeñas comidas diarias repartidas a lo largo de la jornada. Realmente comen muy poca cantidad cada vez pero, si tu gato vive solo en un apartamento con poca estimulación ambiental, es fácil que termine usando la comida como una vía de escape al aburrimiento. Y si como más de lo que gasta, en poco tiempo puede desarrollar problemas de sobrepeso o de obesidad.

Aparte de controlar las raciones, es importante no “aderezar” el día a día con caprichos culinarios innecesarios. Claro que de vez en cuando nosotros nos damos un homenaje pero, al igual que lo hacemos de vez en cuando, nuestro gato, no necesita extras a diario.

Por último para mantener el peso del animal a ralla, es necesario darle oportunidad de hace ejercicio mediante la instalación de rascadores-trepadores o rampas que puedes construir tú mismo. El juego con ratones o plumeros es otra buena forma de quemar calorías y tener al gato en forma. 

 

Older Entries