Inicio

Tarde de perros y niños

Deja un comentario

Ayer por la tarde tuvimos disfrutamos de momentos extraordinarios en la Guardería Lola y Zar en Cañas. Más de 100 personas disfrutaron de una tarde repleta de actividades especialmente preparadas para acercar el mundo de los animales a los pequeños de la casa desde el cariño, el respeto y el conocimiento.

Perrygatos y Asociación Taalar junto con los responsables de la Guardería y de Asociación Defensa  Animal del Norte (Difusión Rioja), combinamos esfuerzos y hablamos de adopción, tenencia responsable, cuidados,  tareas donde los animales ayudan al hombre y muchas más cosas. Los momentos más divertidos se vivieron en el exterior donde, el frío no paró a nadie y todos se animaron a participar junto con varios de los perritos que, tutelados por DAN esperan un hogar. Ayer los protagonistas fueron Chipi, Gus, Pelé y Pepe además de todos los niños y mayores que quisieron compartir la experiencia. Los peludos supieron dar la talla y se lo pasaron bomba.

Niños y perros trabajando en armonía y disfrutando de las actividades propuestas Gracias a Guardería Lola y Zar por confiar en nosotros, a Asociación Taalar por compartir la experiencia y a los más de 100 visitantes entre niños y mayores que nos regalaron su sonrisa ayer.

https://www.facebook.com/rosamrol/photos?collection_token=1026963093%3A2305272732%3A69&set=a.10200437708078387.1073741858.1026963093&type=1

ImageImageImageImage

Ellos tienen la clave

Deja un comentario

Anoche repasando las pautas de presentación de dos preciosos gatos, me daba cuenta de, lo grandísimos maestros que son los animales y de todo el camino que queda por recorrer, para llegar a entenderlos realmente.

Después de largo tiempo de probar diferentes técnicas, trabajando en equipo con el vete, de no agobiar a los animales, de dar espacios, de crear lugares seguros para  cada uno…., al final, se ha producido el milagro. No es un tanto que deba apuntarme puesto que, han sido los gatunos, los que finalmente han sentado las bases de una futura convivencia. Ellos mismos han sido los que han decidido lanzarse a la piscina, dejándonos maravillados y con la boca abierta ante semejante lección.

Tras la certeza de que las cosas han cambiado, estoy embargada de sentimientos enfrentados. Rabia hacia mí misma por no haberlo visto antes, por no haberlos sabido “escuchar”, e interpretar lo que nos querían decir….  pero, ante todo y sobre todo, me siento feliz, ante la certeza de estar llegando al objetivo perseguido.

Suerte de compartir el camino con una gran persona, que nunca pensó en tirar la toalla, que siguió consejos y que confió en cada paso. Al final, siempre hay luz al final del túnel y, ahora por fin, la vemos. Espero haber servido al menos de apoyo en este trayecto del que queda la parte final, la más reconfortante, que afrontaremos con ánimos renovados.

Como Odín, hay muchos gatos es Esperanza Felina necesitados de un hogar. Si quieres conocerlos, entra en http://www.esperanzafelina.com/

ImageImage

Los gatos son así y una preciosa buscando hogar.

Deja un comentario

Que los gatos son animales de costumbres es algo más que sabido por los que compartimos nuestra vida con ellos. Cada animal, es único y personal y no siempre están dispuestos a recibir una lluvia de mimos y carantoñas cuando nos apetece a nosotros pero, casi todos, tienen esos momentos especiales en los que buscan recibir su ración de cariño. Lo malo es que, en ocasiones, los horarios no coinciden y es difícil de compatibilizar sus requerimientos, con nuestra disponibilidad. Lo importante es conocerlos y reservar un espacio de tiempo para cada uno de ellos.

Por ejemplo, Neva es una gata muy cariñosa pero que no lleva demasiado bien que la cojan en brazos. Sin embargo, todas las mañanas cuando me voy a levantar, aún sentada al borde de la cama, tiene su momento mimos donde se coloca encima de mis piernas haciendo unas cuantas croquetas para que le rasque la barriga. Luego se va y el resto del día admite todo tipo de caricias pero ya no busca ponerse encima de mí.

A Sofy, una de mis gatas mayores que apenas ve, le encanta trepar a mis piernas, en cuanto nota que estoy sentada en el ordenador. No me preguntéis cómo lo sabe pero, lo sabe y conocer los horarios. El resto del día no quiere saber nada de mimos pero ese es su momento. Sube y empieza a amasarme sin cesar mientras yo tecleo. Verla disfrutar así en su vejez, es algo que me hace feliz y, aunque en ocasiones, es tan insistente en los amasados que resulta molesta, yo la dejo hacer encantada.

Bufy que es más nocturna, espera a la hora del sofá. Es llegar por la noche rendida,  tumbarme y, enseguida, la tengo encima ronroneando mientras me amasa. Se queda un buen rato “hablándome en su particular lenguaje” y luego busca el cabecero del sofá, dando por terminada su sesión de mimos. Es en ese momento cuando toma el relevo la Gordita y sigue el amasado buscando acomodarse en mi regazo mientras yo le rasco la barriga. Y así pasamos la velada…

Hoy os presento a una preciosa que necesita urgentemente un hogar. La recogió una buena amiga mía, llorando desconsoladamente en la segunda planta de un garaje subterráneo bastante desnutrida y deshidratada. Ahora se recupera en una casa de acogida. Es negativa Felv-Fiv y se entrega desparasitada y esterilizada.

A mi amiga Ana le tengo que agradecer que Bufy forme parte de mi familia ya que, en su momento la recogió al igual que ha hecho con esta preciosidad. Ahora le toca tener tanta suerte a ella. Está en Valencia.

Si no puedes acoger o adoptarla, ayúdala difundiendo su caso y sus fotos. Seguramente hay alguien esperando darle una oportunidad.

Contacto: Ana (apasrodes2003@yahoo.es)

ImageImage

Cuando llega un perro en acogida

Deja un comentario

Las casas de acogida son la salvación para muchos animales hasta su recuperación y traslado a su nuevo hogar. Sin su existencia, muchos de los animales hubiesen muerto y ahora no podrían vivir felices en su nueva familia.

Qué tipo de animales necesitan acogida:

Los animales que entran en los programas de acogida, suelen tener unas características y necesidades muy claras:

  • Cachorros: Animales muy activos, que necesitan ser educados y que por motivos de prevención de enfermedades no deben de estar en un refugio ni salir a la calle hasta que no estén totalmente vacunados.
  • Adultos/Jóvenes en riesgo de sacrificio: Muchos son los avisos que llegan de perros que corren riesgo de ser sacrificado y una casa de acogida temporal, ayuda a las protectoras a buscar un adoptante. Este es el colectivo más importante ya que salvas una vida.
  • Ancianos: Estas acogidas suelen ser más largas que las de cachorros y animales convalecientes. A los animales mayores les cuesta mucho habituarse a los refugios y protectoras y por su edad, que suele ir acompañada de una salud delicada, el invierno es un periodo de peligro para ellos. La ventaja de estos animales es que son muy tranquilos y pese a la edad, aprenden muy rápido.
  • Animales enfermos o convalecientes: suelen ser acogidas no muy largas, para la recuperación del animal con el fin de evitar que pase esos días en una fría jaula.
  • Animales con necesidades especiales: suelen ser perros tímidos o miedosos que provienen de situaciones de maltrato. Son acogidas largas pero muy satisfactorias al ver el progreso del animal. Van acompañadas de un apoyo educacional.

 

Cuando llega el animal a casa:

Para ayudarle en su integración en nuestro hogar, debemos tener en cuenta sus necesidades y adelantarnos a ellas, proporcionándole todos los elementos necesarios para que se sienta seguro. Una vez en casa, será necesario proveerle una zona segura (libre de peligros) donde debe permanecer cuando no esté supervisado, sobre todo al principio.

 

Los primeros días

Hasta que se acostumbre al nuevo hogar convendrá que pueda disfrutar de tu presencia y compañía en todos los momentos posibles, pero no de una atención continuada.

Los primeros días la nueva situación le generará cierto estrés, puesto que tendrá que acostumbrarse a un nuevo hogar, a nuevas normas de convivencia y a una nueva familia. Dale la máxima tranquilidad, mucho cariño, comprensión, espacio vital y libertad para investigar su nuevo entorno y acostumbrarse a él.

Todo es nuevo: olores, ruidos, objetos… ¡Déjale explorar por las diferentes habitaciones y permítele que husmee sin reñirle!

 

Cómo ayudar al animal en acogida

Te recomendamos que sigas estos consejos para conseguir que tu perro coja confianza lo antes posible:

  • No agobies al perro. Sobre todo al principio debes dejarle tranquilo para que se acostumbre al cambio que ha habido en su vida.
  • Procura no hacer movimientos bruscos ni ruidos fuertes.
  • Dulcifica la voz: habla bajo y en tono agudo
  • Hasta que coja confianza:
    • No te agaches sobre él o le abraces.
    • No le toques la cabeza por la parte de arriba, sino que debes acercar la mano por abajo.
    • Empieza a acariciarle por los laterales del cuello, debajo de la barbilla y el pecho.
    • Acércate a él de lado y mirando hacia otro sitio. No vayas hacia él de frente y mirándole directamente a los ojos, ya que en el lenguaje del perro esto se puede interpretar como una amenaza.
  • Debes sentarse o agacharse para ponerte a su nivel y premiar que el perro se acerque. No debes perseguir al perro para cogerle, sino, con algún premio que veas que le gusta, intentar que el perro se aproxime a ti.
  • Hazle caricias suaves y relajantes, no le des palmadas.
  • Si pasas tiempo con él, en la habitación donde el perro tenga su cama, siéntate o túmbate con el perro relajadamente. Prueba incluso a bostezar. De esta forma le transmitirás tranquilidad.
  • Si vas por la calle y algo asusta al perro no lo arrastres, y tampoco permitas que huya en dirección contraria. Párate, espera a que se calme, ponte delante y ve llamándole con dulzura para que avance. No premies el que se meta entre tus piernas buscando refugio, sino el que se acerque a lo que le da miedo.
  • Si ladra a alguien por miedo, pídele a la persona que no se mueva, acércate a él con el perro y premia que se vaya aproximando y esté tranquilo.
  • Evita por todos los medios los tirones y “malos modos” con el perro. No le grites, ni, por supuesto, le golpees.
  • Nunca le quites al perro el collar con las chapitas, ni siquiera en casa. Para pasear ponle el petral (que si le debes quitar en casa) y engancha la correa a ambos sitios: petral y collar.
  • En casos de perros con miedo extremo: déjale unos días en casa sin salir, hasta que veas que ha perdido un poco de miedo contigo. Que se haga sus cosas en casa, pero que en el momento de salir a la calle ya te considere un elemento menos amenazante que el resto del entorno y en caso de pánico acuda a refugiarse a ti.
  • Y sobre todo, si el perro hace algo por miedo (huir, ladrar, o incluso, si está aterrorizado, hacerse pis) nunca lo castigues. Piensa que lo único que vas a conseguir es acentuar su miedo, porque al miedo que puede tener el perro de por sí a, por ejemplo una persona extraña, se le va a unir el producido por el castigo de su dueño, y lo que debemos intentar es que esté relajado.

 

Alimentación

Es probable que el cachorro presente algún trastorno digestivo leve, que se manifieste en diarrea, y que además no quiera comer durante los tres o cuatro primeros días.

Hay veces que no sabemos qué estaba comiendo el animal hasta que llega al hogar pero, en general, las protectoras dispon de esa información. En caso de querer cambiar el alimento, hay que tener en cuenta los siguientes consejos:

  • No cambiar de manera radical.
  • A lo largo de una semana, se introduce, poco a poco, el nuevo pienso mezclado con el actual.
  • Progresivamente, aumentamos la cantidad del nuevo pienso y reduciendo la cantidad del anterior.

 

Alimentos a evitar

  • Huesos: sobre todo de ave (son un peligro ya que pueden astillarse y provocar perforaciones en estómago e intestino).
  • Dulces: los cachorros no digieren bien el exceso de azúcares.
  • No abuses de los snacks: acostumbran a contener demasiadas grasas. Utilízalos sólo como premio en el aprendizaje.

 

Consejos a la hora de educar

  • Coherencia a la hora de aplicar las normas. No le permitas en ciertas ocasiones lo que le prohibirás después sistemáticamente.
  • Paciencia para repetirle las mismas pautas la cantidad de veces que sean necesarias. No le bombardees con órdenes.
  • No le pegues ni le grites. Tu perro no debe aprender y actuar bajo el miedo o la coacción. Si aprende algo por miedo, repetirá el mal comportamiento cuando se quede solo.

 

Recuerda….

  • Las desparasitaciones internas y externas deben hacerse cada tres meses o con la frecuencia que tu veterinario te recomiende. Si tienes cualquier duda, consulta al veterinario de la asociación.
  • Revacúnale cada año. Sigue a rajatabla las pautas del calendario de vacunación.
  • Mantén una buena higiene de su piel y pelaje, ojos, oídos, nariz y uñas.
  • Consulta al veterinario si observas síntomas como pérdida de apetito, diarrea, vómitos, estreñimiento, tos o dificultades para respirar, suciedad excesiva en ojos y orejas, rascado excesivo, piel enrojecida, incremento de la sed, dificultades para orinar, apatía y articulaciones o patas hinchadas, cambios bruscos de carácter o de comportamiento…
  • Llévalo periódicamente al veterinario para que pueda controlar su proceso de crecimiento cuando se trata de un cachorro.
  • Controla su peso y toma medidas ante el menor síntoma de obesidad

 

Últimos consejos:

  • No dejes que tu perro vaya suelto por la calle.
  • Recoge sus deposiciones y enséñale a que haga sus necesidades en las áreas habilitadas.
  • No pasees con tu perro por espacios o parques en los que esté prohibido el acceso a los animales.
  • Respeta las prohibiciones.
  • Una correcta convivencia entre personas y animales depende de ti. 

Logan es uno de los perros actualmente en acogida que busca un hogar. Si deseas ayudar contacta con info@laburralola.es o con info@perrygatos.es

ImageImage

Paseando perros miedosos o tímidos

Deja un comentario

Tu perro es un poco tímido con las personas. Esto es frecuente cuando un animal ha tenido que pasar por una época de abandono, ya que se puede haber encontrado con personas que le hayan tratado mal y ha aprendido a ser “precavido” ante los desconocidos.

 

Cuando un perro está asustado, lo notarás porque el animal agacha el cuerpo, mete el rabo entre las patas, pone las orejas hacia atrás, se queda inmóvil o intenta huir, tiembla, jadea y abre mucho los ojos. Te recomendamos que sigas estos consejos para conseguir que tu perro coja confianza lo antes posible:

  • No agobies al perro. Sobre todo al principio debes dejarle tranquilo para que se acostumbre al cambio que ha habido en su vida.
  • Procura no hacer movimientos bruscos ni ruidos fuertes.
  • Dulcifica la voz: habla bajo y en tono agudo
  • Hasta que coja confianza:
  • Acércate a él de lado y mirando hacia otro sitio. No vayas hacia él de frente y mirándole directamente a los ojos, ya que en el lenguaje del perro esto se puede interpretar como una amenaza.
  • Debes sentarse o agacharse para ponerte a su nivel y premiar que el perro se acerque. No debes perseguir al perro para cogerle, sino, con algún premio que veas que le gusta, intentar que el perro se aproxime a ti.
  • Hazle caricias suaves y relajantes, no le des palmadas.
  • Si pasas tiempo con él, en la habitación donde el perro tenga su cama, siéntate o túmbate con el perro relajadamente. Prueba incluso a bostezar. De esta forma le transmitirás tranquilidad.
  • Si vas por la calle y algo asusta al perro no lo arrastres, y tampoco permitas que huya en dirección contraria. Párate, espera a que se calme, ponte delante y ve llamándole con dulzura para que avance. No premies el que se meta entre tus piernas buscando refugio, sino el que se acerque a lo que le da miedo.
  • Si ladra a alguien por miedo, pídele a la persona que no se mueva, acércate a él con el perro y premia que se vaya aproximando y esté tranquilo.
  • Evita por todos los medios los tirones y “malos modos” con el perro. No le grites, ni, por supuesto, le golpees.
  • Nunca le quites al perro el collar con las chapitas, ni siquiera en casa. Para pasear ponle el petral (que si le debes quitar en casa) y engancha la correa a ambos sitios: petral y collar.
  • En casos de perros con miedo extremo: déjale unos días en casa sin salir, hasta que veas que ha perdido un poco de miedo contigo. Que se haga sus cosas en casa, pero que en el momento de salir a la calle ya te considere un elemento menos amenazante que el resto del entorno y en caso de pánico acuda a refugiarse a ti.
  • Y sobre todo, si el perro hace algo por miedo (huir, ladrar, o incluso, si está aterrorizado, hacerse pis) nunca lo castigues. Piensa que lo único que vas a conseguir es acentuar su miedo, porque al miedo que puede tener el perro de por sí a, por ejemplo una persona extraña, se le va a unir el producido por el castigo de su dueño, y lo que debemos intentar es que esté relajado.
  • No te agaches sobre él o le abraces.
  • No le toques la cabeza por la parte de arriba, sino que debes acercar la mano por abajo.
  • Empieza a acariciarle por los laterales del cuello, debajo de la barbilla y el pecho.

 

Un buen consejo para perros miedosos que están aprendiendo a andar con la correa mientras se adaptan a un nuevo entorno. El miedo en estos animales, puede provocar que salgan espantados ante cualquier estímulo que no conozcan. Por ello, lo mejor es prevenir esta situación proporcionando una doble sujección a través del arnés y el collar.

 Image

Facilitando las cosas a los gatos de acogida y dos buscando hogar

Deja un comentario

Para lograr el mejor entorno para los gatos de acogida, debemos conocer las necesidades de los gatos, sus expresiones más frecuentes así como examinar detenidamente el ambiente y nuestra forma de comportarnos para adecuarlo a los requerimientos felinos.

Consejos cuando llega a casa el peque en acogida:

  • Minimizar el estrés y nuestras prisas. Debemos estar tranquilos, relajados, y comprobar que el animal también lo está.
  • Minimizar el ruido. Los gatos oyen increíblemente bien. No hace falta gritarles.
  • Dejar que siempre sea el gato el que inicie el contacto. Tendemos a poner las manos rápidamente sin conocer al animal y eso es una descortesía por nuestra parte. Debemos permitirle que nos huela y se frote contra nuestra mano en señal de aceptación. Si no lo hace, nunca forzar el contacto.
  • Respetar sus horarios de sueño. No despertar a los gatos cuando duermen.
  • Jugar de forma adecuada y nunca con las manos.
  • Nunca pegar a un gato de acogida.

Preparando la casa al modo felino:

Una vez en casa, será necesario proveerle una zona segura (libre de peligros) donde debe permanecer cuando no esté supervisado, sobre todo al principio, que incluya:

  • Zona de descanso. Para ello le proporcionaremos una cama, con techo preferentemente. A veces, nuestro gatito nos sorprenderá, dejando de lado la estupenda camita de lujo que le hemos comprado, e inclinándose por nuestra cama, nuestro sofá o la estantería más alta a la que pueda llegar.  Que no nos extrañe. Muchas veces, su transportín o una simple caja de cartón con una toalla pueden ser camas estupendas.
  • Zona de alimentación. Un bebedero y un comedero, preferiblemente de acero inoxidable y, por supuesto, alejados de la bandeja sanitaria.
  • Zona de eliminación. Para ello elegiremos una bandeja sanitaria de bordes bajos (alejada del comedero y el bebedero). Debe ser lo suficientemente amplia como para que el gatito, cuando crezca, quepa entero y pueda moverse dentro con facilidad. Son muchos los gatos que rechazan la bandeja por ser demasiado pequeña o incomoda.
  • Zona de juego que, enriqueceremos, con juguetes apropiados y, muy importante, un rascador estable donde pueda afilarse las uñas, estirarse y escalar. El rascador debe ser firme y estable. No suelen servir aquellos que se cuelgan de las puertas, puesto que, si se mueve o se desestabiliza durante su uso, el gatito jamás volverá a usarlo.

El peque que aparece en la foto tiene un mes y es el único superviviente de una camada de cuatro que abandonaron hace unos días en una colonia salvaje. Tiene acogida temporal pero necesita una familia definitiva.

ImageImage

La gatita blanca y negra de la foto tiene seis meses y fue abandonada el pasado viernes en una colonia salvaje. Es muy cariñosa y necesita una acogida urgente. Si te animas a ayudar contacta con nosotros.

rosamrol@gmail.com

edurne3e@gmail.com

ImageImage

Gatos maestros y Aston buscando hogar

Deja un comentario

Mis gatos me enseñan cada día. Son mis pequeños maestros. Cada cosa que hacen, tiene un sentido y una razón. Lo importante es observar y comprender, adaptarme a ellos y entender porqué hacen lo que hacen, sin juzgar únicamente con mis ojos humanos. Solo bajo esta premisa la convivencia resulta fácil y agradable y mis gatos y yo,  disfrutamos de nuestra mutua compañía y afecto.

Aston es un gatazo enorme y cariñoso que necesita una familia urgentemente. Fue recogido y recuperado y ahora, busca un hogar. Es grandote, afable y de lo más sociable. Está acostumbrado a convivir con otros gatos, perros y se lleva estupendamente con niños.

Contacto: edurne3e@gmail.com

Image

Older Entries