Inicio

Cuando las expectativas no son realistas y Chipi de nuevo buscando familia y hogar

Deja un comentario

Hay ocasiones en que menos es más. Sucede mucho con los perros adultos adoptados. La mayoría de ellos nos piden que vayamos poco a poco, para asegurar el terreno que pisan y sentirse a salvo.

Las expectativas que tenemos, puede que no se vean cumplidas en un primer momento. El animal necesita tiempo para conocernos (igual que nosotros a él) pero, con un poquito de paciencia y cariño, pronto la convivencia puede resultar enriquecedora para ambas partes.

Durante los primeros días, los perros recién llegado, necesitan referencias claras así que cuanto más espacio tengan, más nerviosos pueden llegar a ponerse y, un ejemplo claro son las salidas a la calle.

Son muchos los casos de perros recién adoptados que tras un largo paseo, llegan a casa y hacen sus necesidades una vez dentro. Esto es porque el animal no se siente seguro en la calle. Aún no tiene toda la confianza necesaria con nosotros y con el entorno que lo rodea y, en la calle, hay demasiadas estímulos, muchos de ellos totalmente novedosos, que no puede gestionar adecuadamente por lo que espera a llegar a un sitio conocido, a casa, para evacuar.

En estos casos, lo mejor es salir cerca de casa, incluso con la puerta del portal abierta para que vea la entrada y que el perro pueda ir asegurando el terreno a su ritmo. En poco tiempo, podremos ir ampliando el terreno y nuestro perro confiará en nosotros a la hora de embarcarse en nuevas aventuras durante el paseo.

En casa también necesitará un espacio delimitado que sienta como propio y seguro desde donde poder estudiar las nuevas rutinas para ir entrando poco a poco en nuestro día a día. Las muestras de cariño han de ser suficientes pero no exageradas puesto que, antes o después, tenemos que empezar a acostumbrarlo a quedarse solo ya que, pasamos bastante tiempo fuera de casa trabajando o en otras ocupaciones donde no siempre podemos ir acompañados de nuestro perro.

El guapo Chipi vuelve a estar en adopción. Tan solo una semana después de su partida, ha vuelto a la residencia puesto que el listón de expectativas era quizá demasiado alto para tan poco tiempo. Es un perro joven y encantador que merece una buena oportunidad.

Contacto: dan.asociacion@gmail.com y si eres de Madrid ó para adopciones Internacionales escribe a dan.asociacion.madrid@gmail.com

Un vídeo de Chipi en acción

http://www.youtube.com/watch?v=sq9qNcPiZfE&list=PLADDNXsA5LK4LTjyXcdr39yE65dVk_4v-

ImageImageImage

Anuncios

Presentando gatos y una preciosa siamesa buscando hogar.

Deja un comentario

Una de las dudas habituales cuando incorporamos un segundo gato al hogar, es cómo realizar las presentaciones correctamente. Lo ideal es darles tiempo para que se acostumbren progresivamente a la presencia del otro animal. Mientras tanto, es importante que estén separados y que dispongan de todo lo necesario para no tener que verse forzados a compartir recursos (comederos bebederos, zonas de descanso, de juego y de eliminación) hasta no estar totalmente preparados para ello. Poco a poco iremos dejando que se conozcan a su ritmo pero sin que renuncien a su lugar seguro si así lo desean. Para un gato, disponer de un territorio propio es fundamental y, si observamos atentamente a nuestros gatos de casa pronto descubriremos que tienen un lado del sofá o de la cama favoritos donde pasan horas; Un lugar en lo alto de una estantería o rascador donde se aíslan cuando quieren estar solos… etc.

En un primer momento, debemos buscar la convivencia pacífica y la tolerancia entre ambos gatos. La afinidad llegará, en su caso, con el tiempo y siempre dependiendo del carácter de cada animal puesto que debemos ser conscientes que es imposible obligar a un animal a hacerse amigo de otro pero si podemos poner de nuestra parte para que ambos vivan en paz.

Elegir al compañero más adecuado para nuestro gato, en función de su carácter, es fundamental para que el proceso sea más fácil para todos.

http://perrygatos.es/art%C3%ADculos-1/colaboraciones-con-publicaciones/cuando-dos-son-multitud/

Fátima tiene 10 meses y es así de bonita. Es una de las peques de Esperanza Felina que buscan un hogar. Si quieres ver más fotos, entra en

http://www.esperanzafelina.com/archives/10634

Y para adoptar:

adopcionesesperanzafelina@gmail.com

Image

No todos son amigos y Paula buscando hogar

Deja un comentario

En alguna otra ocasión ya hemos dicho que, al igual que nos ocurre a nosotros, a nuestro perro no tienen porqué caerle bien todos los perros del barrio.

Siempre hay alguno que, por razones muchas veces desconocidas, le incomoda. Si nuestro perro está bien educado en habilidades sociales y le damos la oportunidad tratará de evitarlo. Es por ello que nunca hay que forzar a dos perros a conocerse y más si uno de ellos da claras muestras de evitación como girar la cabeza, darse espacio, bostezar…

En las presentaciones o cuando varios perros están sueltos y uno de ellos empieza a acosar sin cesar a otro, en ocasiones hasta el punto de inmovilizarlo, boca arriba en el suelo, es hora de prestar atención a las señales e intervenir en su caso si el animal no cesa en su conducta.

Paula no llega al año, es menudita y de lo más noble. Es una de las recién llegadas a la resi pero tiene ganas de agradar y es una buena comunicadora. Está aprendiendo a andar con la correa y algunas cosas más y disfruta enormemente de las recompensas ante sus avances.

Más fotos: https://www.facebook.com/difusionrioja/media_set?set=a.3838915909519.1073742003.1776688754&type=1

Contacto: dan.asociacion@gmail.com 

Image

Día de gatos y Lyra buscando hogar

Deja un comentario

Algunos me preguntan si soy más de perros o de gatos. Sinceramente, soy de los dos y de ninguno y eso que mi primer peludo fue un gato. Gracias a él, aprendí a conocer y a respetar a la especie felina y, sobre todo, a no dejarme llevar por falsas creencias de que traen mala suerte, de que son traicioneros o demasiado independientes.

No hay nada más falso que pensar que un gato de casa no necesita de nuestra compañía. No es justo dejarlo a su suerte durante horas y pensar que él solo sabrá cuidarse y entretenerse. No solo debemos acordarnos de rellenar comederos y bebederos y cambiar de vez en cuando la arena. Debemos conocerlos, saber qué necesitan, qué les gusta y cómo ayudarlos a ser más felices, que luego son muchos los que se quejan de que el gato araña el sofá o llena de pelos la cama. Necesitan de nuestra presencia, lo mismo que cualquier otro ser vivo. Si no, para qué queremos compartir nuestra vida con un gato??

Creo que muchos días, mis gatos me han sabido demostrar que son de fiar, que me conocen bien y que saben perfectamente cuando dejarse caer en mi regazo para reconfortarme con su peso y su calor, tras un día duro de trabajo o tras algún sinsabor.

Después de los gatos llegaron los perros a quien aprendí a conocer, a respetar y a tratar de acuerdo con sus particularidades y sus necesidades. Ahora convivo con perros y gatos y, sin embargo, sigo sin decidirme. Me llama más el carácter, la profundidad de una mirada o el roce de una de sus caricias, que si son una cosa u otra. Son diferentes pero parecidos a la vez.

Aportan compañía, afecto y momentos de diversión. Hoy, en el Día Internacional del Gato, te animo a incorporar un felino a tu vida. Si sabes buscar al compañero adecuado o te dejas asesorar, seguro que terminas sucumbiendo a los encantos y elegancia de esta especie.

Lyra es una de tantas que busca un hogar. Está tutelada por Esperanza Felina, una entidad que aprecio de forma especial por su forma de trabajar y el amor que ponen en todos sus proyectos. La peque tiene cuatro meses y toda la vida por delante. Así de bonita es:

http://www.esperanzafelina.com/archives/9740

634 45 23 03

676 94 84 47

adopcionesesperanzafelina@gmail.com

Image

Caritas de culpabilidad y Coco buscando hogar

Deja un comentario

Muchas veces cuando nos encontramos un desastre en casa, llamamos al perro y sentenciamos que sabe lo que ha hecho porque nos mira con cara de culpabilidad. Realmente, el perro no tiene ni idea de las razones de nuestro enfado pues su memoria es limitada, pero sabe que algo no a bien e intenta desaparecer o, en su caso, intentar “tranquilizarnos” agachando la cabeza, evitando la mirada y pegándose al suelo.

Si el perro ha hecho algo mal, es porque ha tenido la oportunidad de hacerlo, es decir, porque no hemos estado suficientemente atentos como para evitar el error. Los castigos mal aplicados pueden causar confusión en el perro y reducir su confianza hacia nosotros. No solemos ser buenos administrando el castigo y nos pasamos de la raya o nos quedamos cortos, además de aplicarlo casi siempre a destiempo. El perro no entiende lo que ocurre y se acostumbra a evitar nuestra presencia si nos ve alterados.

Un ejemplo son los cachorros que comen sus propias heces cuando estamos fuera de casa. Si nos paramos a reflexionar entenderemos que quizá hemos reñido en demasiadas ocasiones a nuestro pequeño por encontrar restos en lugares poco adecuados. El perrito hasta los siete meses, más o menos, puede tener despistes pero, si anticipa nuestra cara de disgusto a la llegada a casa, lo más fácil es que haga “desaparecer las pruebas del delito”.

Los destrozos de objetos valiosos son también motivo de disgusto pero, en lugar de enfadarnos es mejor pararnos y reflexionar porqué el perro ha hecho lo que ha hecho. El animal no entiende que las zapatillas viejas que le ofrecimos ayer son juguete pero, en cambio, los carísimos zapatos que olvidamos guardar esta mañana no.

¿Acaso hemos reñido de forma inadecuada refrotando el hocico en los lugares sucios? ¿Hemos dejado cosas valiosas a su alcance? ¿Lo hemos dejado en una situación comprometida sin supervisión antes de enseñarle? ¿De quién es realmente la culpa? En educación canina, siempre es más rentable trabajar paso a paso y ganarse al animal a través de la coherencia y el respeto.

Lo que se aprende mediante castigo, difícilmente se generaliza en el sentido deseado. Si riñes al animal por descubrir que ha causado un destrozo en casa, el perro no aprende a dejar de hacerlo, sino que aprende a evitar tu presencia para llevar a cabo su comportamiento. La lección que extrae es que nunca debes estar delante, lo que no impide que lo vuelva a repetir en cualquier otro momento que tú no estés.

Procura facilitar las cosas y ayudar a que el perro acierte, en vez de castigar los errores. Él aprenderá antes y ambos disfrutaréis de la experiencia.

Coco tiene casi dos años y es precioso aunque nadie se fija en él. Simpático, sociable y cariñoso busca una familia definitiva donde demostrar el gran perro que es.

Contacto: dan.asociacion@gmail.com 

ImageImage

Juegos de olfato y Blas buscando un hogar

Deja un comentario

Para los perros, los juegos de olfateo son tan estimulantes como lo es para nosotros leer un buen libro o ver una película esperada. Nos mantiene expectantes y absortos e algo que nos llena mentalmente.

Para esta actividad, no son necesarias grandes inversiones sino un poco de imaginación y ganas de entretenernos y compartir tiempo de calidad con nuestro perro.

El el vídeo, un montón de ideas para sorprender a nuestro amigo de cuatro patas, ponerlo a pensar y pasar un rato divertido juntos.

https://www.youtube.com/watch?v=2IY8ybbQIlg

Como cualquier otro juego de los denominados interactivos, requiere de nuestra presencia y participación para que sea realmente divertido y estimulante para el animal.

Una vez que el perro ya ha perfeccionado la búsqueda a ras de suelo y a la altura de su nariz, podemos incrementar la dificultad elevando los premios a alturas mayores de forma que tenga que levantar la cabeza y empezar a concentrar sus sentidos desde otro punto de vista.

Blas es un perro estupendo y, tras la adopción de sus compis Chipi y Gus, se ha quedado un poco triste. Puede parecer un perro normalito pero, si te miras en sus ojos, veras la nobleza que lleva dentro. Tiene dos añitos, de tamaño mediano y delgadito, le encantan los juegos de olfato, sabe andar con la correa y, aunque un poco tímido al principio, se deshace por un mimo o una caricia. Se lleva bien con perros y con gatos

Contacto:  dan.asociacion@gmail.com  y si eres de Madrid o para adopciones Internacionales escribe a dan.asociacion.madrid@gmail.com

Image

Jugar evitando las manos y una preciosa gata en adopción

Deja un comentario

Y aunque lo hemos dicho mil veces, no nos cansaremos de repetirlo puesto que, muchos problemas de conducta que plantean los gatos adultos, vienen motivados por un juego inadecuado cuando eran jóvenes.

Nunca debemos acostumbrar al gatito pequeño a jugar con nuestras manos (costumbre ampliamente extendida mayoritariamente entre los chicos). Puede parecernos gracioso cuando los dientecitos de leche apenas son agujitas pero, cuando nuestro cachorrito crece y se convierte en un gatazo con la dentición completa y desarrollada, el juego no resulta tan agradable para nosotros aunque, para él, sigue siendo un juego y, además, no entiende que nos enfademos por algo que nosotros mismos hemos consentido.

Es preferible jugar siempre utilizando los juguetes adecuados que mantengan nuestras manos alejadas de las garras y dientes de nuestro gato. Podemos usar los (plumeros o las cañas), que simulan presas y activarlos durante los momentos de diversión, puesto que nuestro gato adora el movimiento y, en cuanto paramos de jugar con él, la actividad pierde interés y se marcha a hacer cualquier otra cosa.

Maggie tiene seis años. Después de pasar casi toda su vida en una casa, ahora espera pacientemente en la residencia que alguien se fije en ella. Es tranquila y prudente, muy discreta y afable. Una preciosa compañera.

Contacto:  dan.asociacion@gmail.com

Mas fotos: https://www.facebook.com/difusionrioja/media_set?set=a.3445122264924.1073741947.1776688754&type=3 

Image

Older Entries