Inicio

Gatos felices y Félix en adopción

Deja un comentario

Para cualquier propietario la máxima preocupación es que, su gato tenga todo lo necesario para ser feliz, aun sabiendo que el entorno doméstico puede resultar, en ocasiones, poco estimulante para él.

Para que nuestro pequeño felino pueda desplegar todas sus habilidades, debemos poner de nuestra parte, para dotar nuestro hogar de todo lo necesario para que el gato practique conductas habituales en el medio natural como son la exploración y la búsqueda de alimento y que resultan absolutamente necesarias para su bienestar psicológico.

Es importante aumentar su espacio, hasta hacerlo tridimensional. Para ello podemos colocar rampas, estantes, plataformas, rascadores, escaleras… Hay opciones para todos los bolsillos y aunque pensamos que ya tienen bastante espacio, renovarlo de vez en cuando es bueno, ya que fomentará la curiosidad natural por los sitios nuevos.

Suelen gustarles los lugares altos para vigilar todo y refugiarse, si lo necesitan, ya que les proporciona sensación de seguridad mientras cotillean lo que pasa a su alrededor.

Félix ha vuelto a la guarde y anda despistado. Los gatos adultos lo pasan peor puesto que no entienden lo sucedido y porqué los vuelven a abandonar. Entender la conducta felina y el carácter de cada animal es la clave para disfrutar de su compañía. Es un gato genial, muy juguetón, incluso siendo adulto, sociable con perros, gatos y personas. Ahora necesita el hogar definitivo que vea todo lo que este chico ofrece.

Si quieres adoptar o acoger a Félix, escribe a dan.asociacion@gmail.com

Felix

 

Qué necesitan los perros y tres cachorros empezando a vivir

Deja un comentario

Si nos paramos a pensarlo, las claves para una buena relación entre perros y personas son simples aunque exigen de nuestro esfuerzo y dedicación para un resultado óptimo.

Así, los pilares de la buena convivencia son el cuidado de la salud (donde entra la atención veterinaria, la alimentación, la actividad física y mental y la higiene), el respeto a la naturaleza del animal, así como un correcto equilibrio entre educación y afecto hacia el perro.

Parece fácil, ¿verdad?

Sergi, Kiko y Nani son tres peques que abandonaron a la entrada de la Residencia Canina Lola y Zar el pasado fin de semana. Apenas tienen dos meses y de adultos serán de tamaño medio (entre 11 y 15 kg).

Son juguetones y divertidos y en este enlace los podéis ver en movimiento

http://www.youtube.com/playlist?list=PLADDNXsA5LK711_uwzAy_VEh5T_hjFpPI

Contacto: dan.asocacion@gmail.com

1907662_4213069823133_6206712746033873211_n 10469358_4213069463124_6679211178798249318_n 1908045_4213070023138_7994571335843375989_n

Perros, parques y una podenca en adopción

Deja un comentario

Imagen típica de parque: Dos perros enfrentados uno a otro, tirando de la correa con todas sus fuerzas, ladrando y gruñendo, como si quisieran decir aquello de “Sujétame que lo mato”; Lo cierto es que, en la mayoría de los casos, si por cualquier motivo desaparece la tensión en la correa, la mayoría se achantan y el supuesto conflicto termina rápidamente. ¿Os suena la situación?

Lo primero que debemos hacer para enseñar a pasear a nuestro perro es aprender a relajar los brazos (si, los nuestros) para que la correa vaya floja, de forma que no estemos contagiando nuestra tensión al perro y lo segundo, debemos convertirnos en observadores precisos para poder anticipar situaciones de forma que el paseo no se convierta en una tortura, sino en un proceso de aprendizaje y una experiencia agradable para ambos humano y perro. No debemos perder de vista que la correa tirante trasmite tensión y proporciona sensación de inmunidad que vuelve a los perros, temporalmente soberbios y retadores.

Si el perro se activa paseando con la correa, cuando se enfrenta a otros perros o a personas, deberíamos prever con antelación dichas situaciones para evitarlas mientras nuestro perro no esté preparado para ello. Quizá es un animal que no ha sido socializado con otros perros o ha tenido malas experiencias pero, en cualquier caso, lo mejor es trabajar con seguridad.

Lo ideal es empezar a trabajar a distancia, paseando en paralelo a otros perros de manera que no resulten amenazantes (la distancia la marca cada animal y puede variar de centímetros a varios metros). Otra opción cuando paseamos y no contamos con voluntarios para el paseo en paralelo es pasear trazando círculos amplios que ofrezcan una mayor distancia de seguridad a nuestro perro. Recordemos que los perros jamás se acercan a otros perros de frente. Lo cortés es trazar un semicírculo para hacer un acercamiento progresivo.

Si empieza a tensarse frente a otros perros, no debemos tirar hacia atrás, pues se protege con la correa y se crece ladrando y gruñendo como si le fuera la vida en ello. En estos casos, debemos mantener la calma y proteger a nuestro perro y a los demás, llevándolo hacia delante o hacia un lado y sacándolo cuanto antes de la situación. En estos casos, sería conveniente la ayuda de un buen profesional para sentar las bases de un uso adecuado de la correa y unas pautas de trabajo de desensibilización con el perro.

Ivón tiene un año y medio y no tiene conflictos con otros perros pero si necesita un buen referente para terminar de madurar y adquirir cierta tranquilidad pues, como buena podenca, es explosiva e inquieta. Busca cariños y atención y un hogar donde la quieran.

Contacto: dan.asociacion@gmail.com

https://www.facebook.com/difusionrioja/media_set?set=a.4147367860625.1073742031.1776688754&type=1  

Maullidos de cachorro y varios buscando hogar

Deja un comentario

Existen varios tipos de maullidos y como ya hemos dicho en otras ocasiones, los gatos son bilingües, pues diferencian perfectamente cuando “hablan” entre ellos y con nosotros, usando muchas más vocalizaciones en este último caso. El maullido que emiten los cachorros cuando acaban de nacer, cuando se despiertan o cuando se activan tras un rato de descanso, es una llamada clara a la madre para que atienda sus necesidades. Del mismo modo, nuestros gatos adultos de casa, conservan ese rasgo infantil, llamándonos de forma diferente en función de la situación e identificándonos como los “progenitores” encargados de su cuidado y atención.

Estos peques buscan un hogar. Son aún muy peques y necesitan muchos cuidados y atención.

Contacto: 680 99 12 83 (Carlos)

 

 

Gatos habladores y un rubiales en adopción

Deja un comentario

Si tu gato es parlanchín, seguro que esto te suena. Hay razas de gatos más habladoras que otras y, mientras hay mininos muy discretos, otros se dedican a contarte cada idea que les pasa por la cabeza mediante maullidos de diferentes tonos. Las razas de gato más conversadoras son el siamés, junto con balinés, oriental y el tonquinés.

Algunos gatos, independientemente de la raza, son maestros en el arte de comunicarse con nosotros, llegando a ser un problema sobre todo por las noches. Para evitar que te despierten con su “conversación” un buen truco es crear rutinas de juego un rato antes de ir a dormir para cansarlo y, sobre todo, evitar hacer caso, si siente la necesidad de hablar con nosotros a partir de ciertas horas.

Aunque tradicionalmente los gatos parlanchines están relacionados con animales activos lo cierto es que hay animales muy tranquilos que hablan únicamente cuando nos acercamos a él aunque eso sí, no paran. Lo cierto es que todos ellos, conservan ciertos rasgos de cachorro durante toda su vida y suelen querer atención, aunque no necesariamente sean amantes de estar en brazos.

Los gatos más silenciosos suelen ser los de raza grande, también asociada a carácter más tranquilo, como el persa, el british shorthair o el maine coon. Esto no quiere decir que no maúllen, sino que lo hacen de forma más pausada y cuando tienen necesidad real de comunicarse con nosotros para pedir comida o atención.

https://www.youtube.com/watch?feature=player_detailpage&v=jCpuxH-60gk

Ricky es un gato joven, grandote y hablador. Le encanta dar conversación y es imposible aburrirse con él. Si quieres conocerlo contacta con: asociacionochovidas@gmail.com

Image