En la relación perro-persona es que cuanto más tiempo pasas con tu perro, mejor fluye la comunicación y entendimiento entre los dos. Si te paras a pensarlo bien, llegado a este punto, apenas necesitas palabras para hacerle saber lo que le estás pidiendo.

Los perros son mucho más visuales que nosotros y “adivinan” lo que tratamos de expresar con tan solo interpretar nuestros pequeños gestos. Saben si vamos a cambiar de dirección, a pararnos… Son los momentos especiales en los que estamos en total sintonía con nuestro perro… que nos sentimos conectados.

Las personas también tenemos esa capacidad de entender. Tan solo hay que pararse a observar atentamente a nuestro perro. Si prestamos atención, la gran mayoría de nosotros somos capaces de comprender, por el lenguaje corporal de nuestro peludo, si está contento, relajado, inquieto o asustado. También somos capaces, en la mayoría de los casos, de interpretar los ladridos y adaptarnos a cada uno de ellos en función de si representan amenaza, juego, petición, aviso, etc.

Todo ello, sin necesidad de que nadie nos lo haya enseñado previamente. La convivencia, genera un vínculo entre persona y animal que propicia el entendimiento. Es por ello que el tiempo que pasas con tu perro, ha de estar cargado de experiencias positivas para los dos.

http://perrygatos.es/art%C3%ADculos/colaboraciones-con-publicaciones/aprendiendo-de-mi-perro/

IMG_4893

Anuncios