Inicio

Los números de 2015

Deja un comentario

Los duendes de las estadísticas de WordPress.com prepararon un informe sobre el año 2015 de este blog. Si además quieres ver las entradas más interesantes del año, no te pierdas este resumen.

Aquí hay un extracto:

Un teleférico de San Francisco puede contener 60 personas. Este blog fue visto por 790 veces en 2015. Si el blog fue un teleférico, se necesitarían alrededor de 13 viajes para llevar tantas personas.

Haz click para ver el reporte completo.

Anuncios

Felices fiestas

Deja un comentario

Como todos los años, el equipo humano y peludo de Perrygatos queremos agradecer vuestro apoyo y os deseamos un feliz 2016 y que todos vuestros sueños se hagan realidad.

Aunque la idea original era que perros y gatos posaran junto al árbol, la mayoría de los primeros, mostraron más interés en desmontarlo pieza a pieza, “marcarlo” o incluso convertirlo en “un palo” por lo que decidimos hacerles caso y dejarles ser más perretes y menos modelos.

Los gatos por su parte, si se atrevieron a posar e incluso alguno también decidió “probar” a qué sabe la navidad…. Este es el resultado y nuestra cariñosa felicitación a todos nuestros amigos de dos y cuatro patas. Felices Fiestas!!!! ‪#‎efectonavidad‬ ‪#‎efectoperrygatos‬ ‪#‎perrygatos‬

IMG_0067[1]

 

De perros que piden comida en la mesa… y la encuentran.

Deja un comentario

Cuando tratamos de educar a nuestro perro a no pedir comida en la mesa, muchas veces tenemos el obstáculo de la propia familia y/o amigos que, sin mala intención, boicotean el trabajo de forma sistemática bajo el pretexto de “mira que carita” o “solo esta vez”.

 

Así, nos encontramos que nuestro perro no se arrima a nosotros en la mesa pero, en cambio, mariposea entre el resto de comensales probando suerte ya que acaba de aprender que funciona.

 

También ocurre con los que saltan a saludar y que son reforzados continuamente con mimos o caricias.

 

En estos casos, lo mejor es poner reglas claras para todos y, si ves que los humanos no son capaces de cumplir, dejar al animalito aparte para evitar los malos modales.

 

Imagen: http://goo.gl/T53gj7

 

Comida

Navidades con animales en casa

Deja un comentario

A un pasito como estamos de las fiestas navideñas y con muchos hogares engalanados para la ocasión, conviene recordar una serie de consejos para que todos, incluidos los animales de la casa, podamos disfrutar de estas fechas con tranquilidad y seguridad.

 

Vistiendo la casa de navidad….

 

Si vives con peludos y eres de los que no renuncian al placer de vestir de fiesta tu hogar, hay una serie de precauciones a tener en cuenta en estas fechas:

 

  • Los árboles navideños son una invitación a saltar, trepar o jugar con ellos. Elige aquellos con una buena base estable que evite este tipo de accidentes.
  • Evita las bolas de plástico o cristal ya que, si consiguen tirarlas, al romperse se convierten en peligrosos objetos cortantes. Escoge a cambio las de fieltro o cuerda, menos peligrosas.
  • Las cintas y espumillones brillantes de plástico, pueden producirles asfixia u obstrucciones estomacales e intestinales en caso de ingerirlas. Extrema las precauciones o evítalas si ves que tus peludos se sienten irremediablemente atraídos a intentar jugar con ellas..
  • Las figuritas de los belenes han de estar alejadas del alcance de niños pequeños y animales pues hay algunas de tamaño lo suficientemente pequeño como para ser tragadas y que nos puedan dar disgustos.
  • Los cables y guirnaldas de luces pueden producir asfixia si se enreda con ellos.
  • Evita que juegue, roa o muerda las luces encendidas puesto que podría sufrir una descarga eléctrica y/o clavarse los cristales de las pequeñas bombillas.
  • Siempre que salgas de casa, deja al animal en un lugar seguro, alejado de los peligros y desenchufa las luces para evitar que las muerdan en tu ausencia y te encuentres un disgusto a tu vuelta.
  • Las típicas plantas navideñas como el muérdago, el acebo o la flor de Pascua (Poinsettia) son tóxicas para ellos. Colócalas en lugares donde no puedan acceder los animales.

 

Dulces y chocolates…

 

El chocolate contiene un componente que resulta peligroso para los perros, llamado teobromina. Mientras que los humanos la metabolizamos fácilmente, ellos lo hacen mucho más lentamente, lo que permite que se acumule en su organismo hasta alcanzar niveles tóxicos e incluso mortales.

 

Se trata de un alcaloide perteneciente a la misma familia que la cafeína y incoloro e inoloro, con un sabor ligeramente amargo. Se encuentra presente en el árbol del cacao, y sus semillas, y por consiguiente en los productos del cacao y sus derivados.

 

Un perro grande puede ingerir mucho más chocolate que un perro pequeño, sin que presente síntomas de intoxicación aunque bastan poco más de 100 mg de teobromina por kilo de peso vivo, para causar efectos tan graves que llegan a comprometer seriamente la vida del animal.

 

Conviene recordar que los diferentes tipos de chocolate tienen distintos niveles de teobromina. El cacao amargo, el chocolate para cocinar y el chocolate negro contienen los niveles más altos, mientras que el chocolate con leche y el chocolate blanco tienen los más bajos. Para hacernos una idea, el chocolate negro contiene aproximadamente 1,5% de teobromina, unas diez veces más que el chocolate con leche común.

 

Si tu perro consume una pequeña cantidad de chocolate, probablemente solo sufra de molestias estomacales. Puede vomitar o tener diarrea.

 

Sin embargo, cantidades mayores, tendrán efectos más graves. En cualquier caso, ante el menor síntoma de los anteriores, lo mejor es no correr riesgos y trasladar al animal inmediatamente al veterinario ya que se trata de una urgencia y la rapidez es vital en estos casos.

 

Y qué pasa con los petardos y los fuegos artificiales

 

Aunque a nosotros nos gusten las fiestas, nuestros compañeros de cuatro patas pueden no ser tan amigos de esta celebración. Con los petardos y los fuegos artificiales, son muchos los perros y gatos que se estresan, y presentan síntomas de ansiedad extrema.

 

Seguramente más de uno habrá visto perros aterrorizados ante algo que no controlan. Entran en auténtico estado de pánico, no ven aunque lleven los ojos desorbitados y caminan pegados a las paredes y al suelo, tirando de la correa en un intento desesperado de volver a casa cuanto antes.

 

Se vuelve especialmente importante extremar las medidas de precaución si vivimos con un animal miedoso. En estos casos, evita sacarlo de paseo a las horas más comprometidas y, cuando salgas, asegúrate que lleva el collar bien puesto y agarra bien la correa para evitar que el perro salga corriendo y se escape en caso de pánico.

 

Si eso ocurriera, la única forma de poder recuperar al animal perdido es, si lleva un microchip identificativo implantado.

 

Generalmente el perro que siente un miedo irracional ante los fuegos artificiales y los petardos, suele reaccionar de dos formas diferentes en función de la situación en la que se encuentre:

 

  • Intenta esconderse para evitar el problema
  • Sale huyendo para escapar de la situación que lo aterroriza.

 

El perro que sale huyendo es el que corre más peligro, puesto que su estado de pánico, provoca que no oiga nada, no vea nada y sufra más riesgo de ser atropellado o de perderse y no saber volver a casa.

 

En la mayoría de los casos, el propio animal dentro de casa, elige un refugio seguro para pasar el “mal rato” de los petardos o los fuegos. Él solito se va al fondo de la casa (normalmente un baño o aseo), donde todos los ruidos se amortiguan y se queda allí tranquilo hasta que todo vuelve a la normalidad. En casos extremos, si podemos anticiparlo, el veterinario puede aconsejarnos sobre el uso de difusores o collares de feromonas que ayudan a calmarse a nuestro perro.

 

Si el perro, al asustarse, se esconde en otra habitación o debajo de una silla, sofá, etc. no lo fuerces a salir de su refugio. Ese lugar hace que se sienta más tranquilo y lo ayuda a controlar el miedo. Si mantenemos la calma, al cabo de un rato es más que probable que nuestro perro salga de su escondite una vez superada la situación, es decir, cuando se sienta a salvo.

 

Ahora es momento de prevenir pero, una vez pasadas las fiestas, es más que recomendable ponernos manos a la obra para ayudar a nuestro perro a superar sus propios miedos y afrontarlos de otra forma más tranquila.

 

Con unas mínimas precauciones, todos, animales y humanos, disfrutaremos mucho más de las fiestas.

 

12369259_1056315107752153_4290225787488304921_n

De perros pequeños, cuidados y educación

Deja un comentario

Las razas caninas pequeñas y las llamadas toy (o superpequeñas) ganan adeptos día a día. El poco espacio que ocupan dentro del hogar, así como el mínimo gasto que implica su manutención son algunas de las razones que explican el boom del perro pequeño pero, nunca debemos perder de vista que también necesitan de atención, educación y visitas veterinarias periódicas aunque, algunas de las razas más pequeñas, también son de las más resistentes y vigorosas y con la adecuada prevención y cuidado, viven sanos muchos años.

 

Si bien los perros de razas pequeñas no suponen un gran desembolso económico en su alimentación o en necesidades de espacio, si son igualmente exigentes en atenciones dentro del hogar que uno de tamaño mayor y tendremos que poner de nuestra parte para lograr una correcta educación y que nuestro pequeño amigo aprenda las reglas que rigen la convivencia dentro de la casa y el grupo familiar.

 

Y es que, muchas veces en parte debido al tamaño de estos animalitos, se permiten y fomentan, aún de forma inconsciente, conductas que pueden resultar poco adecuadas, pero que resultan de entrada graciosas para la familia, y se van perpetuando en el día a día, como subirse a los muebles, sobre las personas, ladrar al menor ruido, gruñir o morder si algo le molesta, comer o pedir en la mesa, entre otras….

 

Estos perritos casi siempre inspiran ternura debido a su pequeño tamaño, más aún si son cachorros hasta el punto de que, muchos propietarios los tratan como niños pequeños o, incluso bebés, cuando lo cierto es que son animales que, como cualquier otro, precisan de cierto orden en su vida si queremos evitar que se conviertan en ejemplares caprichosos e imprevisibles.

 

Un perro que es visto y tratado como un niño pequeño, puede convertirse en un potencial tirano que crecerá sin orden ni disciplina. Para evitar conflictos, es necesario saber entender y educar adecuadamente a nuestro pequeño amigo. A pesar de su talla, no son niños y, es bueno darles un lugar de descanso propio, horarios y rutinas para que todo siga un orden lógico.

 

http://perrygatos.es/art%C3%ADculos/colaboraciones-con-publicaciones/perros-peque%C3%B1os-al-poder/

 

Bonitos Chihuahuas

Dos jóvenes perros de raza Chihuahua sobre un fondo blanco.

 

Gestionando situaciones

Deja un comentario

Cuando el perro tiene algún comportamiento problemático, suele ser por algún acontecimiento ocurrido en su entorno. Por ejemplo, cuando los perros ladran, arremeten contra algo o alguien, gruñen… una consecuencia habitual suele ser un incremento de la distancia con respecto al desencadenante del comportamiento (o le asustan y se aleja, o ellos mismos se separan del desencadenante). Así que podemos emplear el incremento de la distancia con respecto al desencadenante – mediante el alejamiento de éste – como una recompensa funcional al animal pero evitando la consucta inadecuada, es decir, enseñándole a buscar distancia antes que reacción.

 

Esta sería la escala de emociones de un perro con miedos o reacciones poco adecuadas ante determinados estímulos (otros perros o personas, por ejemplo). Cuando reacciona, está en la zona amarilla (cola levantada, pelo erizado, estado de alerta..). Si no hacemos nada, la emoción va en aumento y entra en “zona peligrosa” alterándose más y más. La premisa que buscamos es ayudar al animal a superar sus propias limitaciones, lo que nos invita a trabajar en zonas seguras, en la verde y azul, de forma que guía y perro puedan avanzar y aprender juntos y que sea capaz de gestionar esas situaciones.

 

Cuanto más profunda sea el agua (mayor estrés experimenta en el perro) más necesaria será tu ayuda. Al igual que el socorrista, tendrás que rescatar a tu perro de la manera más leve que sea eficaz, dada su situación mental. Usar solo el nivel de intrusión correcto, te evita un exceso de control, y ayuda a tu perro a entrenarse en la toma de decisiones y las estrategias activas de superación de situaciones.

 

Normalmente, en las situaciones de “riesgo” el propietarios trata de “distraer” o “engañar” al perro con comida o limitando la visitón. Hay ejercicios prácticos que vienen a sustituir de un modo más eficaz a la técnica de “engañarlo con salchicha”. En BAT usamos “marca y muévete” una técnica de supervivencia que se usa en situaciones límite a las que trataremos de no llegar.

 

Puedes marcar cualquier conducta que te interese ante la visión del detonante (que se detenga que te mire, que bosteze, que olisquee el suelo…), con un marcador (un sonido, clicker, una palabra como “muy bien”. Después aléjate y tras ello refuerza a tu perro (una caricia, una chuchería pueden valer pero el mayor premio es sacarlo de la situación).

 

La idea es trabajar en zona segura para no llegar a zona conflictiva, sin reacciones exageradas y aprendiendo a gestionar situaciones. Si aprende que ladrando espanta a aquello que le da miedo, estamos trabajando en una zona poco recomendable y debemos revisar el trabajo.

 

Sobre el manejo de correa

 

La correa es un nexo de unión, no una herramienta de corrección. Tu correa es un elemento de seguridad que además te facilita una comunicación muy sutil y delicada con tu perro.

 

Hay varias técnicas de manejo de correa que se practican en BAT para usar la más adecuada en cada situación. Guía y perro han de saber trabajar de forma coordinada a través de la correa.

 

¿Cómo vamos a trabajar?

 

Antes de nada, debemos trabajar dos aspectos fundamentales para fortalecer nuestra relación con el perro y conocer, de antemano, sus reacciones.

  1. La llamada
  2. Manejo de la correa

 

Resumen

 

Evita la tensión en la correa. Cualquier dirección es buena menos ir derecho al “detonante”

Llegados a este punto, queda practicar de forma que creemos hábito, el animal aprenda a confiar, se encuentre cómodo y sepa reaccionar de forma adecuada ante las situaciones que le planteemos de la vida real.

 

Para aprender más, visita la web oficial

http://empoweredanimals.com/more/bat-steps-for-reactivity/

 

IMG_6182

Juegos de olfateo y enriquecimiento ambiental para perros

Deja un comentario

El bienestar psicológico del perro es igual de importante que su salud física. Los propietarios han de conocer cuáles son estas necesidades para conseguir que el can sea feliz. Entender el comportamiento de un perro ayuda a aprender por qué actúan de cierta manera y cómo se les podemos ayudar. A los perros les gusta saber qué va a suceder en cada momento..

Usa tanto el lenguaje verbal como el corporal para comunicarte.

Los perros aprenden más rápido mediante la observación del lenguaje corporal, pero son capaces de aprender a escuchar.

Nuestro perro también tiene sus necesidades emocionales. Un perro que pasa demasiadas horas solo, o que no está integrado en la familia, no es feliz. El cariño se puede demostrar de mil formas y no únicamente a través de comida o chucherías. Una caricia, una palabra, un gesto o incluso una simple mirada pueden ser una muestra de afecto para nuestro perro si hemos creado el entorno para que pueda reconocerla y valorarla. Dedicar un momento amable al perro por algo bien hecho, es un gesto de respeto y un excelente modo de estrechar el vínculo con él. Conviene aprender a sacar partido de los momentos cotidianos con nuestro perro: Las cosas buenas se pueden celebrar de forma diferente con una tarde de juegos, un paseo relajado, un merecido descanso viendo el paisaje…

No siempre somos conscientes, de los beneficios emocionales que nos proporciona el hecho de cuidar de forma apropiada a nuestro perro. Hay estudios que relacionan el hecho de convivir con animales con una menor ansiedad y mayor capacidad de recuperación de situaciones de estrés.

Hablar con nuestro perro no significa que estemos locos pues, todos reconocemos que nuestro animal “nos entiende” ya que la convivencia moldea esa capacidad del perro para detectar nuestro estado de ánimo y adaptarse a las circunstancias bien dándonos afecto o ayudándonos a pasar un rato divertido practicando deporte al aire libre.

Consejo: Adapta cada día un “tiempo de trabajo y un tiempo de juego”, ya sea dentro o fuera de casa. Esto creará un vínculo especial entre los dos.

http://perrygatos.es/art%C3%ADculos/colaboraciones-con-publicaciones/claves-para-un-perro-feliz/

En la foto, Ras, Helen y Alonso disfrutan de juegos de olfato en la guarde.

 

15 - 1.jpg