A priori, resulta complicado detectar problemas de visión en nuestros gatos de casa ya que, por lo general, son capaces de desenvolverse con soltura a pesar de la carencia.

 

No obstante, puedes observar si reacciona ante cambios de luz (dilatando o contrayendo las pupilas), si es capaz de seguir la luz de un puntero láser… Etc

 

El veterinario puede realizar diversas pruebas para comprobar la visión, el estado general del ojo y detectar si existen patologías que puedan afectar a la visión como pueden ser el desprendimiento de retina, luxación de cristalino…. etc.

 

Los problemas físicos de cualquier tipo son, al fin y al cabo un tipo de minusvalía que, puede afectar el día a día del animal pero, podemos ayudar a que se sienta seguro y a salvo dentro de su territorio manteniendo el entorno lo más estable posible, es decir, evitando peligros (como cables o enchufes) así como los cambios frecuentes de decoración o de mobiliario, evitado el uso excesivo de ambientadores que puedan “enmascarar” sus caminos de olor (feromonas), lavando la ropa de hogar (cortinas, cojines, colchas…) de forma escalonada para evitar que pierda la referencia conocida y familiar, facilitando el acceso a la comida y bebida en lugares no muy elevados o que no impliquen saltos complicados… Etc.

 

En su momento escribimos una pequeña colaboración al hilo de este tema que puede resultar de ayuda a adoptantes primerizos de este tipo de animales con necesidades especiales.

 

http://perrygatos.es/art%C3%ADculos/notas-de-inter%C3%A9s-sobre-gatos/gatos-ciegos/

 

12622022_1083232685060395_7428802734115601871_o

Anuncios