Inicio

De perros, niños y libros….

Deja un comentario

Un proverbio hindú dice que “Un libro abierto es un cerebro que habla; Cerrado, un amigo que espera; Olvidado, un alma que perdona y Destruido, un corazón que llora”.

No podemos estar más de acuerdo… Hacía tiempo que no subíamos fotos de nuestros momentitos entre libros….

“Abrid los libros, abrir las alas” – Arturo Córdoba Just.

14718690_10209434414470424_3113753290010828748_n

Los perros nos entienden….

Deja un comentario

Seguro que la situación te suena y, lo cierto es que los perros nos entienden….

 

Un estudio, publicado en Science el pasado mes de Agosto, afirma que el cerebro de los perros funciona de forma similar al nuestro a la hora de distinguir las palabras y entonación.

 

“Usan mecanismos cerebrales muy parecidos a los humanos”, dice Attila Andics, autor principal del trabajo y científico en el departamento de Etología y del grupo de investigación de Etología Comparada MTA-ELTE de la Eötvös Loránd University en Budapest (Hungría).

 

De este modo, los perros, como las personas, utilizan el hemisferio izquierdo para comprender el vocabulario de las palabras, y una región del hemisferio derecho para la entonación. Para los científicos, si en el entorno del perro está muy presente el habla humana, pueden surgir en su cerebro representaciones de significado de las palabras, incluso en el caso de mamíferos no primates como los canes que no son capaces de hablar.

 

“Los perros pueden aprender las palabras que son relevantes para ellos y a menudo usadas por sus dueños para dirigirse a ellos” – Anna Gábor – Coautora del trabajo e investigadora de la Eötvös Loránd University en Budapest (Hungría)

 

Os dejamos los enlaces correspondientes al estudio

http://science.sciencemag.org/content/early/2016/08/26/science.aaf3777 http://www.sciencemag.org/news/2016/08/video-your-dog-understands-more-you-think

 

img_0560

Se aprende tocando, oliendo, mirando y probando…

Deja un comentario

Todos los aprendizajes más importantes de la vida se hacen jugando. Se aprende tocando, oliendo, mirando y probando…

 

Un juguete bueno, es aquel que sin ser nada concreto, puede ser todo sobre todo si tú, formas parte del juego. No sabemos cuánto se gana-aprende jugando, pero lo cierto es que siempre, se aprende ya que, simplemente de la experiencia del juego libre, se adquieren conocimientos.

 

Hasta hace poco, pocos hablaban de la importancia del juego y, sin embargo, todos conocíamos las ventajas de que el animal interactuara con nosotros, con otros seres y con el medio de una forma lúdica y distendida. Y es que, el juego estimula la actividad mental del perro y es una forma increíble de que se sienta más feliz a nuestro lado. Si creas rutinas de juego diarias, tu perro esperará el momento con ganas y participará de buen grado siempre que las propuestas sean divertidas y estimulantes

 

“El verbo jugar sólo se puede conjugar con el verbo dejar. No con acompañar o cuidar”. – Francesco Tonucci

 

14708138_10209423266791739_8134326224935624061_n

En casa con gato… ¿Quién educa a quién?

Deja un comentario

A veces, el tiempo nos absorbe y, olvidamos lo que es realmente importante en la relación con nuestros gatos de casa, como esos momentos tan “educativos” que nos proporcionan cada día, en los que aprendemos realmente cómo son, mientras nos miran desde sus grandes ojos redondos y profundos.

Dedicar tiempo para observarlos y aprender cómo intercambian mensajes entre ellos y con nosotros, es de lo más enriquecedor para conocer bien a cada gato. Saber qué le gusta y qué no y, sobre todo, la forma en que te lo hace saber.

No hay dos gatos iguales. Cada cual tiene su propia personalidad, y si somos capaces de aceptarla, resultará más fácil interpretar sus interesantísimos códigos de comunicación.

Por eso, muchas veces pienso que mi gata me tiene totalmente domesticada….

https://www.perrygatos.es/art%C3%ADculos/colaboraciones-con-publicaciones/mi-gata-me-tiene-domesticada/

48b464ede22ab76c733f1b441e6274ee

Testando la llamada

Deja un comentario

Hoy te proponemos un ejercicio para practicar durante el paseo con tu perro.

 

Busca una zona canina cerrada, un jardín vallado, o un área segura donde trabajar, y suelta a tu perro. Esconde la comida, juguetes o todo aquello que normalmente uses para atraer su atención (mejor si los dejas directamente en casa).

 

Déjale que se aleje mientras cuentas hasta cinco, de forma pausada, y llámalo. Puedes usar su nombre, una palabra cariñosa que conozca pero, en ningún caso, puedes usar la palabra mágica “TOMA”.

 

Entre los posibles resultados, podemos encontrar:

  • Tu perro viene a la primera y se queda contigo pudiendo establecer contacto físico entre ambos de forma inmediata. Estupendo!!!
  • Tu perro viene rápidamente, pero evita que lo puedas coger y se va. Es una respuesta a medias…. Viene, si, pero necesitas mejorar el trabajo de llamada para cerrarla de forma adecuada
  • Tu perro viene remoloneando y se queda a una distancia prudencial evitando que lo cojas. Plantéate porqué ocurre eso… ¿Quizá cada vez que lo llamas es para terminar el paseo, o para sujetarlo por la correa?
  • Tu perro te mira desde lejos pero pasa de volver a tu lado. Directamente, tu perro encuentra más diversión en el entorno, aunque sabe que estás ahí…
  • Tu perro, hace caso omiso de tu presencia y palabras y pasa de acudir a la llamada… Algo falla cuando ni siquiera te mira….

Anota el resultado y valora la respuesta de tu perro como un indicador fiable de su grado de compromiso contigo. La llamada ha de ser un punto de conexión entre tú y tu perro Simple, sin artificios, solo entre dos seres sin nada más de por medio que lo contamine.

 

Si no está funcionando de forma adecuada, debes plantearte qué puede estar fallando y por qué, para poner los medios adecuados bien cambiando cosas en la relación con tu perro o a través de la ayuda de un profesional, que os pueda acompañar en el proceso.

 

img_0067

Comprender para poder Avanzar

Deja un comentario

Cada perro que nos regala su atención, no sólo actúa como alumno sino que se convierte en maestro perfecto y nos brinda la oportunidad de seguir creciendo y sintiendo como aprendices eternos que somos del proceso.

La verdadera sabiduría empieza cuando asumes que nunca terminas de aprender. Pere Saavedra llega a La Rioja revolucionando con su Metodología, todos los conceptos conocidos, enseñando a los alumnos a cuestionarnos todo, poniendo a pensar a nuestro perro, y mostrando que tan importante es hacer, como dejar de hacer y también deshacer, para consolidar los aprendizajes… Con ganas de más!!!

Durante el fin de semana se han sentado las bases conceptuales necesarias de cómo Observar a nuestro perro, para poder Leer sus emociones y Evaluar las necesidades que nos demanda, de forma que podamos Intervenir de forma adecuada y adaptada.

Descubriendo las respuestas a las cuestiones esenciales “Qué” y “Porqué” para poder más adelante aprender “Cómo Hacer”

Cuando creíamos que teníamos todas las respuestas, de pronto, cambiaron todas las preguntas“. – Mario Benedetti

dxvh3771bxvl4471

Nadie dijo que fuera fácil

Deja un comentario

Seguramente la imagen que acompaña al post de hoy, os resultará más que familiar puesto que, una cosa es lo que planeamos y, otra muy diferente, la realidad.

En el caso del trabajo con nuestros perros, lo que imaginamos como un camino más o menos fácil, en ocasiones se torna un sendero lleno de obstáculos y contratiempos para ambos: Guía y perro.

En más de una ocasión os habrá ocurrido que al iniciar una rutina nueva, el perro o vosotros mismos, os sentís “atascados” e incapaces de comunicaros. Para salir de ese bloqueo, es necesario restablecer la sintonía, pensar un poco más en perro, descansar un momento, e intentarlo de nuevo de una forma diferente. A veces puede ser muy duro y frustrante y, en esos momentos, nuestra labor como educadores es ayudar a ambos alumnos (guía y perro) a recuperar la buena sintonía para salir del bloqueo y poder avanzar de nuevo juntos.

El apoyo en estos casos es fundamental para la persona (y por supuesto también para el perro) pues resulta motivador sentirse acompañado en el proceso, poder comentar aciertos y no aciertos, plantear dudas y fijar nuevos objetivos en función de la progresión.

Cuando perro y persona, vuelven a comunicarse, es genial verlos absortos y compenetrados en la tarea. Es la magia de la relación y la mejor recompensa a nuestra labor de asesoramiento.

Nadie dijo que fuera fácil pero merece la pena el esfuerzo.

“El único cambio imposible de realizar, es el que uno mismo no quiere hacer”. – Moisés Castillo

img_9656

Older Entries