Inicio

Diferentes pero compatibles

Deja un comentario

Primera entrada del 2018 hablando de Perros y Gatos o, mejor dicho, de cómo favorecer una buena adaptación y convivencia entre ambas especies dentro del hogar.

Y en este, como en casi todo lo relacionado con las relaciones entre seres vivos, el mejor consejo que podemos dar a la hora de introducir un nuevo gato en una casa con perro o, en una casa con perro y otros gatos, es supervisar las reacciones en todo momento, e ir con calma. Es preciso darles a los animales, todo el tiempo que necesiten para acostumbrarse el uno al otro, o a los otros.

Es evidente que, gatos y perros, son muy diferentes en muchos aspectos, pero no por ello, incompatibles. Conocer la naturaleza de cada uno de ellos, nos puede dar la clave del éxito.

Los perros son seres sociables, con ganas de agradar y mejor predisposición a tolerar los cambios. Los gatos llevan menos tiempo conviviendo con el hombre como animal de compañía, son territoriales, curiosos pero prudentes y necesitan tener seguro el suelo que pisan. En caso necesario, desaparecerán de la vista hasta tener clara la situación.

En la naturaleza, los instintos primarios de las dos especies, impulsan al perro a perseguir y al gato a huir pero, dentro de casa, la cosa cambia. Hablamos de animales que no necesitan enfrentarse por satisfacer sus necesidades básicas, no tienen que defender el alimento y están socializados.

Los instintos naturales se pueden canalizar a través de juegos y actividades lúdicas y, por ello, la clave del éxito para la convivencia entre estas especies, depende en gran medida de la actitud del propietario, del tiempo que les dedica a jugar y cubrir sus necesidades. Si sienten que no precisan competir, pueden ser más que capaces de olvidar diferencias y convivir de manera equilibrada.

https://www.perrygatos.es/art%C3%ADculos/colaboraciones-con-publicaciones/gato-nuevo-en-casa-con-perro/

20882732_10212191732081641_4054501939068378628_n

Anuncios

Gatos y bebes

Deja un comentario

 

Últimamente nos ha tocado asesorar a futuros nuevos padres sobre cómo preparar a los gatos de la familia, ante la llegada del nuevo bebé. El nacimiento de un pequeño es una noticia maravillosa y no es de extrañar que los nuevos padres, quieran sentirse preparados ante todo lo que se avecina. En estos casos, lo mejor es no agobiarse, dejarnos guiar por el sentido común y actuar con amor hacia nuestro compañero peludo para que comparta la experiencia con nosotros. Y es que no nos cansamos de recordar que, la mejor forma de solucionar cualquier posible conflicto, es prevenirlo, prepararnos para la nueva situación y anticiparnos.

https://www.perrygatos.es/art%C3%ADculos/notas-de-inter%C3%A9s-sobre-gatos/beb%C3%A9s-ni%C3%B1os-y-gatos/

cache_2430536562

Tu gato necesita arañar

Deja un comentario

Un gato araña o rasca varias veces al día, quizá unas 3.000 a lo largo de su vida, para liberar estrés, marcar su territorio, y ejercitar sus músculos. La actividad de arañar reporta al gato múltiples beneficios y es parte fundamental de su naturaleza.

 

Agilidad: La tensión entre las uñas clavadas en una superficie y los músculos de la parte superior del cuerpo ayuda a que dicha musculatura se estimule. Por eso el gato clava sus uñas en el rascador y tira haciendo fuerza contra la resistencia de las uñas para tonificarse.

 

Equilibrio: Existen miles de situaciones en las que las garras ayudan al gato a mantener el equilibrio y moverse de manera fluida y segura: agarrarse para seguir un camino estrecho, alzar su cuerpo hasta una percha alta o sujetarse sobre una silla con estabilidad mientras se acicala. Cuando corre por la casa y sube las escaleras, sus uñas actúan como clavos para proporcionarle tracción extra. Cuando escala, usa las uñas como crampones de montañismo, que le permiten alcanzar la cima con facilidad.

 

Habilidad: Mientras juega, las uñas atrapan los juguetes que vuelan por el aire y los sujetan. Un gato usa las uñas para rascarse cuando le pica o arrastrar hacia sí la comida.

 

Expresión: Las uñas sirven también para comunicarse con otros felinos o con el hombre. Una ligera extensión de ellas es una sutil forma de decir “Estoy cansado de que me sujetes y me apetece bajar al suelo”. El gato utiliza las profusiones punzantes de sus garras para marcar su territorio ya que entre sus dedos posee glándulas de exudación, y al arañar impregna con su olor el objeto arañado, lugar éste que considerará como propiedad suya, y actuará sobre ella como tal.

 

Defensa y ataque: En algunos casos, las uñas actúan como salvavidas, permitiendo a un gato trepar a un lugar seguro o frustrar a un atacante. Con esta maravillosa arma, el gato además de agredir a su presa, la utiliza como mecanismo de defensa, sobre todo los que deambulan por fuera de su casa, o viven en campos. Además, las garras les sirven como anclas para subirse por el tronco de árboles, con toda rapidez, siendo en muchas circunstancias factor determinante en la protección de su vida, al proporcionarle un rápido y eficaz medio de escape, o de sujeción evitando caídas y accidentes.

 

Percepción: Las zarpas son también sumamente táctiles y se emplean para investigar la textura, tamaño, forma y distancia de un objeto poco familiar.

 

 

La experiencia completa de arañar (el ejercicio, el impacto visual, el sonido de las uñas rascando) es un potente relajante para un gato. Las uñas de los gatos sanos y activos, se desgastan normalmente con el ejercicio y su vida cotidiana.

 

Quitar las uñas para evitar que arañe, no es recomendable en ningún caso. Además de todo lo expuesto anteriormente, los felinos las necesitan, se sostienen y caminan sobre toda la extensión de las garras, que cargan con todo el peso del cuerpo. Su ausencia puede provocar problemas musculares y articulares que pueden comprometer seriamente el bienestar físico y psicológico del animal.

 

Acostumbrar al gatito desde que llega a casa a dejarse recortar la punta de las uñas en caso necesario, e instalar un rascador o poste adecuado para fomentar el ejercicio felino y permitir arañar manteniendo así las zarpas en buen estado, son factores fundamentales para ayudar a tu gato a desarrollar su naturaleza de forma segura y aceptable para ambos.

 

https://www.perrygatos.es/art%C3%ADculos/notas-de-inter%C3%A9s-sobre-gatos/las-garras-del-gato/

 

sleeping-cat

Vale… Quiere un perrito (o gatito) pero… realmente podemos?

Deja un comentario

Es bastante común que, los peques de la casa, insistan en pedir a los papás un perrito o un gatito.

Recomendamos tomaros un tiempo de reflexión, no cerrar los ojos y consentir sin más, sino optar por tomar una decisión razonada, de tal manera que, el animal deseado, no se convierta en una carga para toda la familia en el futuro.

Un animal no es un regalo, sino un ser vivo. Los niños no están preparados, por sí solos, para asumir la responsabilidad que significa cuidar un animal y serán los papás los que asumirán toda la carga.

Si como padres, estáis valorando la opción, deberéis preguntaros antes de satisfacer el deseo de vuestro hijo, si podéis proporcionar al animal toda la atención que necesita, si disponéis de tiempo suficiente, si sois conscientes de los gastos que acarrea el cuidado de un animal, si habéis pensado que harán con él durante las vacaciones etc…

Además, es recomendable implicar a los niños, en la medida de lo posible, en los cuidados diarios del animal (cepillado, comida, agua e incluso paseos con los adultos), de forma que valoren adecuadamente la responsabilidad que implica compartir nuestra vida con un perro.

La educación del animal empieza desde el mismo momento en que entra en casa por lo que, debemos ser constantes en las rutinas de alimentación, paseo, descanso y juego y hacer partícipe a nuestro hijo de todo el proceso. Imagen: goo.gl/gbSdER

https://www.perrygatos.es/art%C3%ADculos/colaboraciones-con-publicaciones/papa-quiero-un-perro/

friends-1149841_640

Buscando la armonía

Deja un comentario

Imágenes que nos hacen especial ilusión. Los gatos aun siendo seres independientes, pueden llegar a adorar la compañía de otros animales por la oportunidad que les supone de relacionarse y jugar, sobre todo si viven en un piso.

Las ventajas de la convivencia entre dos gatos son muchas: interacción, juego, comportamiento, salud, entre otros…., Para lograr estos beneficios, debemos armarnos de buenas dosis de paciencia y conocer a nuestro compañero de cuatro patas.

Elegir el compañero o compañera adecuada para nuestro felino, puede convertirse en una tarea complicada que no siempre sale a nuestro gusto. Además, los primeros acercamientos no siempre son amables y suelen están salpicados de algún que otro “desencuentro”. Si no estamos preparados, podemos caer fácilmente en el desánimo ante la situación.

Los gatos son capaces de repartir el territorio que comparten, es decir, tu casa, con respeto si el tamaño es adecuado. Si además son afines, pronto empezarán a jugar y, al cabo de unos días, pueden llegar a dormir abrazados o acicalarse unos a otros, que es su forma de crear vínculos afectivos entre ellos y con los humanos.

https://www.perrygatos.es/art%C3%ADculos/colaboraciones-con-publicaciones/compa%C3%B1eros-o-vecinos/

IMG_8137

Repartiendo territorios felinos

Deja un comentario

Normalmente, dos gatos que conviven, suelen tener determinadas sus propias pautas de convivencia, y han definido territorios, muebles favoritos así como el régimen de uso. No es raro que un animal duerma en un lugar determinado a ciertas horas para luego ceder el espacio al otro gato.

 

Para favorecer esta convivencia, podemos crear territorios diferenciados colocando dos comederos, dos recipientes con agua, dos rascadores y, muy importante sobre todo durante las presentaciones, un par de bandejas de arena en diferentes lugares de la casa.

 

Aunque parezca exagerado, este despliegue de medios resulta más que conveniente para evitar conflictos, ya que con una duplicación de los enseres felinos, creamos espacios propios y seguros para cada uno.

 

Si tienes pensado introducir algún cambio (muebles nuevos, otro animal, un bebé… etc) las zonas propias de cada gatos son aún más importantes pues les dan tranquilidad mientras se adaptan a la nueva situación y por eso es recomendable respetarlas.

 

Si notas que tus gatos, que normalmente convivían sin conflictos, empiezan a pelearse por cualquier cosa, revisa los territorios de cada animal así como su relación para detectar las posibles modificaciones que se hayan introducido (por ejemplo, un tercer gato que acapara la zona de seguridad de uno de los anfitriones) y actuar en consecuencia.

 

https://www.perrygatos.es/art%C3%ADculos/notas-de-inter%C3%A9s-sobre-gatos/convivencia-entre-felinos/

 

cache_2450435225

Los habitantes invisibles de la ciudad

Deja un comentario

El fin de semana me llegaban las imágenes que ilustran el post. Puede parecer un gato más de los, más que probablemente, cientos de gatos y gatitos que habitan calles, callejas, jardines, solares abandonados y/o en construcción, huertas cercanas… etc. de nuestra ciudad.

Son los otros habitantes de la ciudad, los invisibles, los que por mucho que algunos se empeñen en negarlos, están y no van a desaparecer así por así porque, una zona abandonada, es un territorio donde encuentran un hábitat propicio para refugiarse, alimento en muchas ocasiones (roedores y otras pequeñas alimañas que abundan en esos entornos) y un grupo de personas de buena voluntad empeñadas en no dejarlos abandonados a su suerte aunque sea a costa de muchos sacrificios.

Y ahí radica la cuestión. Teniendo los elementos, sería el momento de ordenarlos y darles forma para habilitar zonas controladas donde los gatos puedan vivir en unas condiciones de salubridad óptimas, sin reproducirse indiscriminadamente (mediante campañas de esterilización) y dando facilidades a los cuidadores que ya están ahí, para llevar a cabo su labor de forma digna, pública y sin temor a represalias.

Porque gatos ha habido siempre y habrá. Quitarlos no es solución porque vendrán otros en su lugar (por abandonos o por cuestiones naturales de reproducción de los ejemplares que sobrevivan). Establecer un control de población es un primer paso para evitar asistir a gatos enfermos, y disponer de entornos donde poder disfrutar de su presencia, como ya ocurre en otras ciudades, mientras ellos disfrutan de unas condiciones de vida adecuadas a su especie.

Diferentes entidades y asociaciones vienen solicitando esto mismo desde 2012, que se presentó el primer proyecto escrito en el Registro Municipal del Ayuntamiento de Logroño sin que hasta ahora, por unas u otras cuestiones, se hayan podido sentar unas bases mínimas para acometer este proyecto que cada vez parece más necesario y urgente, pues no hace falta fijarse mucho para descubrir lugares donde hay colonias de gatos, y cuidadores, también “invisibles”, luchando cada día por ellos.

Volviendo al gato del post, aprovecho para pedir difusión y un poco de esperanza para él. Me contaban que busca el afecto de sus cuidadores y personas afines (característica que se repite en otros gatos de otras colonias, que crean un vínculo especial con su cuidador o cuidadora). Se ha difundido en redes sociales sin mucho éxito hasta ahora, pero no pierdo la confianza en que encuentre a ese ser especial dispuesto a darle una oportunidad. Por privado puedo dar más datos sobre él y aprovecho para agradecer a la persona que paró a hablar con los cuidadores anónimos y hacer las fotos que ponen cara a la angustia.

En nada, iniciamos nuevo curso escolar y, en el caso de protección animal, sigue habiendo demasiadas “asignaturas pendientes” de año en año. Esperemos que este sea el curso donde aprobar, con nota, todas las que quedan.

IMG_5590IMG_5592

Older Entries